Declaración FIPU

Semblanzas: Farianas y Paz II

En las selvas y valles dónde el "Estado no llegaba, conoció el mejor español que podía aprender, el español criollo de nuestros campesinos".

Ambas son físicamente fuertes, espiritualmente indomables, rebeldes e inteligentes, aún no logro imaginarlas en el campo de batalla, porque en el campo político, sus argumentos son firmes y con un compromiso irrestricto por la paz de Colombia.

FIPU PRESS

Las mujeres en la guerrilla y en el proceso de paz, han tenido un papel incidente y destacado, sus voces fueron escuchadas en todos los años de negociación, los medios registraron sus opiniones y procesos y la mesa entregó el enfoque de género para garantizar a aquellas que más sufrieron el conflicto:  la verdad, justicia y reparación.


Victoria

Desde su trabajo en la subcomisión de género en la mesa de diálogos de paz, Victoria Sandino empezó su incidencia y caminar feminista público, el “feminismo subversivo” empezó a tomar cuerpo y forma, reconociendo desigualdades y discriminaciones estructurales incrustadas incluso en los “compañeros de lucha”, se empieza por casa definitivamente a cambiar el “chip” y a posicionar a la mujer fariana como parte fundamental del acuerdo de paz y de la participación política que viene.


Es que hacer parte del proceso, entregar armas, someterse a la institucionalidad no ha sido fácil, mientras conversamos termina de alistarse para salir, todo su tesoro incluye un estuche lleno de aretes y candongas de colores y formas, y un número para mi indeterminado de pañuelos y turbantes.

-       ¡Es todo lo que tengo y siempre lo llevo conmigo, mis colgandejos!

Es la herencia africana – e indígena- me aclara, que lleva las dos etnias tatuadas en sus genes, su piel y en su carácter.

¡Llegó el desayuno!, un pescado enorme sería la proteína con la que empezaríamos el día.

¡Estaba desayunando con una de las mujeres más poderosas de la guerrilla colombiana!

-       Se nota que es costeña ¿no?
-       Totalmente, orgullosa de mi tierra

Entre colorines y sonrisas, no imaginas la tristeza que lleva en su alma, sus ojos se cristalizan al recordar la muerte de una de sus “ahijadas” más queridas, una joven que estuvo a su lado en tantos combates y luchas. En la guerrilla se sufre y se llora, porque se paga cara la osadía de enfrentar un sistema que impuso la violencia sobre la política. Aun así le cree a la paz y le cumple al pueblo colombiano.


Alexandra

Alexandra Nariño ha estado en el ojo de la prensa desde que se descubrió su existencia en las FARC, el morbo de ver a una “europea” luchando a la par con campesinos, negros e indígenas colombianos causa el interés. La pregunta del ¿Por qué? a su decisión ha tenido que responderla muchas veces.

-       ¡Usted es más colombiana que la panela Alexandra!
-       ¡Eso sí! … (risas)

Con su acento colombiano, asienta y acepta, ella lo es, colombiana por decisión, convicción y corazón.

Su corazón está en Colombia, en las selvas y valles dónde el Estado no llegaba, conoció el mejor español que podía aprender, el español criollo de nuestros campesinos.


Se dedica a las comunicaciones, en especial el inglés, tiene a cargo la forma como las FARC se muestran al mundo, mostrar a la comunidad internacional cómo un ejército cambió balas por palabras en un país dónde el “todo vale” produce una desconfianza enorme. Aun así, es una militante más comprometida con la paz, que también entregó su arma y la cambió por una cámara para registrar paso a paso cómo se construye un nuevo país.

Su piel blanca tiene las huellas del sol incandescente del trópico, sus brazos tienen la huella de los músculos que cargaron una pesada arma, sus botas de caucho, son la herramienta para seguir un camino y su esperanza es de pronto dedicarse a educar en la nueva Colombia por la cual abandonó la comodidad europea para ser parte de la historia de éste país.

Publicar un comentario

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript Disable Please Enable Javascript To See All Widget