Declaración FIPU

Los intereses imperialistas de un atentado

El ataque terrorista que acabó con la vida del embajador, es una estrategia para romper las relaciones exteriores entre Rusia y Turquía.

Quienes buscan generar enfrentamientos armados han encontrado políticos que están a la altura de la circunstancia y que han comprendido los intereses imperialistas ocultos en este atentado.
FIPU PRESS | FOTO: THE NEWS DOCTORS

Andrei Karlov, embajador ruso en Turquía, sufrió un atentado terrorista en Ankara, fue tiroteado en la capital turca cuando se disponía a inaugurar una exposición fotográfica  llamada “Rusia vista por los turcos”.

El asesino, Mevlüt Mert Altintas, agente de la policía turca, que aprovechó su condición de miembro de las fuerzas de seguridad para infiltrarse en el acto, gritó una serie de consignas posteriores a su ataque terrorista: "¡Allahu Akbar! ('Alá es grande')", fueron las primeras palabras que gritó. Después, profirió los aparentes motivos de su ataque: "¡No olviden Siria! ¡No olviden Alepo! ¡Mientras que no estén seguros, usted no estará seguro! ¡Los responsables de las atrocidades tienen que pagar el precio aquí!".

Este acontecimiento se dio un día antes de la reunión tripartita entre Turquía, Rusia e Irán;  con el fin de dar los pasos necesarios para encontrar una solución a la crisis humanitaria que está sufriendo Siria y construir una vía de paz, para ese país de Medio Oriente.

El ataque terrorista que acabó con la vida del embajador, es una estrategia para romper las relaciones exteriores entre Rusia y Turquía.

Así lo ha comprendido el presidente de la Federación Rusa Vladimir Putin: “El asesinato del embajador va contra los lazos ruso-turcos y la paz en Siria”. Igualmente su homólogo turco, Erdogan, afirmó que el asesinato de Andrei Karlov es una provocación destinada a sabotear la reconstrucción de las relaciones bilaterales entre Turquía y Rusia.

Ambos países están trabajando conjuntamente, con el fin de esclarecer el atentado terrorista que le costó la vida a Andrei Karlov.

Al parecer Turquía está tomando un nuevo camino, pues ha pasado de ser un fiel siervo de EE.UU para dar pasos hacia su emancipación. Un claro ejemplo fue la amenaza con su salida de la OTAN en la que el ministro de exteriores turco llegó a decir que si la OTAN llegara a "perder" a Turquía sería por culpa de la misma Alianza y no debido al acercamiento del país con Rusia, China u Oriente Próximo.

Este atentado hacia Rusia en territorio turco es una clara muestra de intento de desestabilización promovido desde otro agente externo, que solo tiene como objetivo promover más guerra y mantener el control sobre Oriente Medio a través del terror, así lo han demostrado las guerras que han fragmentado los países del bloque árabe.

El asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria en 1914 en Sarajevo desencadenó la Primera Guerra Mundial, esa fue la “justificación” del inicio de un conflicto a gran escala. Hoy en día el contexto social, político y económico dista mucho del que se tenía a principios del siglo XX, por lo que quienes buscan generar enfrentamientos armados han encontrado políticos que están a la altura de la circunstancia y que han comprendido los intereses imperialistas ocultos en este atentado.

Quienes esperan que la guerra en Siria se prolongue, que Rusia y Turquía inicien un nuevo conflicto, son también responsables de la polarización del mundo, aplicando perfectamente la “construcción del enemigo” sobre otras naciones que vayan en contra de sus intereses, son los mismos que durante décadas han creado y se han beneficiado de las guerras en Oriente Medio: EE.UU y sus aliados.

Publicar un comentario

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript Disable Please Enable Javascript To See All Widget