Declaración FIPU

En Colombia el Proceso avanza, pero la Paz retrocede

¿Cuántos muertos más tendremos que llorar en Colombia para que el Gobierno tome las medidas para proteger a las y los defensores de Derechos Humanos?

Se hace un llamado a las autoridades locales, al Gobierno Nacional, así como a la comunidad internacional para que les briden la protección necesaria a las personas que día a día arriesgan sus vidas por la paz de Colombia.  

Por: John Jairo Jiménez | Imagen: Semana
Columnista invitado

¿Cuántos muertos más tendremos que llorar? ¿Cuántos huérfanos más tendremos que consolar en nuestra nación para que el Gobierno Nacional tome las medidas pertinentes en cuento a la protección de las y los defensores de Derechos Humanos?

El 26 de diciembre fue amenazado, de forma feroz, Hector Marino Carabalí, quién es coordinador de la Mesa de Victimas del departamento del Cauca, delegado al Comité de Justicia Transicional de este departamento, y recientemente fue escogido por su comunidad como representante legal del Consejo Comunitario Riotimba Mari López. Es de anotar que el señor Carabalí recientemente viajó en representación de las víctimas, a una gira por distintas universidades de Estados Unidos, entre las cuales se destacan Culumbia y San Francisco. Los encuentros  tenían como objetivo dar claridad a la comunidad académica acerca del proceso de paz que se adelanta en la nación, y específicamente el papel que juegan las víctimas, así como el componente de justicia transicional.

Es indignante que mientras los líderes sociales y defensores de Derechos Humanos están arriesgando su integridad por sacar adelante este proceso, el Gobierno Nacional no brinde las garantías suficientes para que desarrollen sus actividades relacionadas con la Dignidad Humana, Pedagogía de Paz y  la Construcción de Paz Territorial. Según el diario El Espectador, tan solo en 2016, hasta el mes de noviembre, fueron asesinados 70 defensores de Derechos Humanos. Los grupos neoparamilitares amenazan y asesinan en los territorios, pero los encargados de la seguridad al ciudadano no implementan los mecanismos de protección  para salvaguardar la vida de los y las líderes sociales.

Se hace un llamado a las autoridades locales, al Gobierno Nacional, así como a la comunidad internacional para que les briden la protección necesaria a las personas que día a día arriesgan sus vidas por la paz de Colombia.  La paz de la Nación va más allá del proceso de La Habana. Es fundamental diseñar una estrategia conjunta para dar protección a las y los defensores de Derechos Humanos. La paz de los territorios es la paz de Colombia, y la paz de Colombia es la paz de América Latina, por lo tanto al proteger a nuestros líderes sociales estaremos blindando la paz de la región.

*John Jairo Jiménez es politólogo y asesor para la implementación de programas de paz 

Publicar un comentario

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript Disable Please Enable Javascript To See All Widget