Ir al contenido principal

Álvaro Uribe enfila baterías con su “nuevo socio” Luis Pérez

La paz para los pobladores de las comunidades rurales de Antioquia no es un capricho, ni un oportunismo político. Para ellos la paz va más allá del silenciamiento de los fusiles, significa conservar vidas y salir del atraso en el que históricamente los han sumido tanto el departamento como la Nación.

Por: John Jairo Jiménez | Foto: Semana

El contexto actual implica una agenda pública nacional articulada y volcada al apoyo, la sana discusión y análisis de la implementación de los acuerdos de La Habana. La materialización de lo que algunos han denominado el “catálogo de sueños” ha sido mirado con una gran expectativa a nivel nacional e internacional. No obstante, el departamento de Antioquia se enfrenta a una polarización política profunda por causa del Acuerdo de Paz.

Ya hemos dicho en otros artículos que el Proceso avanza, pero la Paz retrocede,  la polarización que hoy se da en Antioquia puede traer implicaciones negativas como ataques a líderes sociales y defensores de Derechos Humanos, tal como ha ocurrido en otros momentos políticos de la historia contemporánea. Pues bien, en el departamento el senador Álvaro Uribe se empeña en seguir buscando subterfugios, fallas e imprecisiones al Acuerdo de Paz. El congresista no ha bajado la guardia negando reiteradamente los avances del Acuerdo de Paz, y ahora enfila baterías con su “nuevo socio”, el gobernador de Antioquía Luis Pérez Gutiérrez, con quien el expresidente se reunió hace algunos meses en su finca  del Oriente antioqueño.

Hoy en el departamento se escuchan afirmaciones fanáticas como ésta: “Estamos listos para acompañar al Gobernador de Antioquia a los sitios donde FARC pretende imponerle vetos” (Uribe Vélez. 12- 2016). Esto luego del anuncio de Pérez, donde advierte que visitará los 11 puntos de preagrupamiento de la guerrilla que existen en Antioquia.

Sabemos bien que la institucionalidad no debe estar en discusión, pero se nota la falta de coherencia del Gobernador  con respecto a sus principios liberales, su amor por Gandhi y su plan de desarrollo “Antioquia Piensa en Grande”.

Pérez Gutiérrez se quiere mostrar como una figura nacional, lo cual no es malo. Lo que sí es perverso es la forma en la cual el mandatario antioqueño continúa atravesando palos en las ruedas a un proceso con el cual, quienes han padecido la guerra de manera directa en los territorios, hoy están de acuerdo, pues conciben en éste la posibilidad de empezar a resolver los problemas estructurarles que los aquejan, tales como: falta de agua potable, alcantarillado y, en general, solucionar las necesidades básicas insatisfechas que en algunos municipios como  Murindó superan el 98%, y un índice de analfabetismo que está por encima del 48%.

La paz para los pobladores de las comunidades rurales de Antioquia no es un capricho, ni un oportunismo político. Para ellos la paz va más allá del silenciamiento de los fusiles, significa conservar vidas y salir del atraso en el que históricamente los han sumido tanto el departamento como la Nación. Y aunque el posconflicto no significa la paz, están seguros que la implementación abrirá nuevas formas de relacionarse, mejores oportunidades y mayor desarrollo humano.

Si la gobernación de Antioquia quiere aportar a la paz en los territorios, debe iniciar a implementar programas y proyectos encaminados a disminuir las cifras de analfabetismo y necesidades básicas insatisfechas, entre otras problemáticas que hoy atentan contra la dignidad humana. Pérez Gutiérrez no debe enfilar baterías contra un proceso que apenas es el inicio de la búsqueda de la armonía del departamento y la nación.


*John Jairo Jiménez es politólogo y asesor para la implementación de programas de paz 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sigue en marcha demanda millonaria a los fondos de pensiones

Los fondos de pensiones en Colombia, según la demanda que enfrentan, deberán devolver a los trabajadores los gastos de administración que han cobrado de manera excesiva e ilegal desde el año 1994.
Por: Lina Díaz
Tomás Fajardo Hernández, abogado constitucionalista experto en derecho administrativo de la ciudad de Cali, presentó en el 2004 una acción de grupo ante el tribunal contencioso administrativo del valle del cauca, para recuperar el cobro en exceso que todos los fondos de pensiones vienen haciendo a los trabajadores colombianos en el tema de gastos por administración.
La investigación del abogado Fajardo, lo llevó a encontrarse la norma (Decreto reglamentario  656 art 39)  que permite a los fondos de pensiones cobrar comisiones por conceptos administrativos, el cual se debe hacer sobre el aporte y no sobre el salario como vienen haciendo desde que inició la operación de los fondos de pensiones bajo la ley 100, a partir del 1 de abril del año 1994, el cual inició con un porcentaje d…

FARC responden a Gobernador de Antioquia que se opone a pedagogía de paz

‘Pedro Baracutao’, quien durante su vida como guerrillero fue comandante del Frente 34 de las FARC, desde la Zona Veredal de Vidrí (Antioquia), donde los excombatientes de las FARC se preparan para transitar a la vida económica, política y social, responde a las declaraciones de Luis Pérez Gutiérrez, gobernador del departamento de Antioquia que tildó de “ilegal” la presencia de los exguerrilleros autorizados por la ONU y el Gobierno para realizar pedagogía de paz.
A continuación la carta de Pedro Baracutao dirigida al gobernador de Antioquia:

Vidri, jueves 13 julio de 2017 Señor Luis Pérez Gutiérrez Gobernador del Departamento de Antioquia.
Reciba un saludo cordial, extendido a todos los funcionarios del gobierno departamental. 
Escuchando su declaración del día de ayer 11 de julio en el portal Minuto30.com y con el respeto que todos los colombianos  merecemos, lo invito a que estudie con aplicación el  acuerdo de paz firmado entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP. Allí, en la página 61 s…

La tristeza del soldado Martínez

El joven héroe que marchó a la guerra, para que el “Estado” mantuviera su estabilidad, para que los empresarios pudieran comprar y vender, para que los políticos pudieran ejercer el poder con garantías, ahora sufre el abandono de esa patria a la cual defendió.

Por: Claudia Quintero
FIPU PRESS
En la época más dura del conflicto, -el segundo gobierno de Álvaro Uribe Vélez- fue el momento en el cual Martínez se hizo “héroe”, así se les llama a los soldados en Colombia, al final Colombia, le pagó muy mal, su servicio en una guerra fratricida.


En el año 2006 prestó servicio militar como soldado regular, en el batallón de Pamplona. Las pocas oportunidades de educación o trabajo y la constante propaganda, motivaron a Martínez a enlistarse.
La carne de cañón
Miles, cientos de jóvenes pobres, negros, campesinos eran enviados al frente en el combate. En el ejército Martínez combatió a la guerrilla como una máquina de guerra, combatió a esa guerrilla que también estaba formada por jóvenes cómo él.

Los …