Declaración FIPU

Que comiencen los juegos

QUE-COMIENCEN- LOS-JUEGOS


Alejandro Toro – FIPU

“¡Ein Volk, ein Reich, ein Führer! -¡Un Pueblo, un Imperio, un Guía!»

Gran parte del pueblo norteamericano encontró en Donald Trump la seguridad que necesitaba, alguien que decidiera por ellos, que pudiera decir a los corruptos (irónico), a los que les generan inseguridades, a los que amenazan de alguna manera su concepción del mundo: ¡Estás despedido! Como lo hizo cientos de veces en su taquillero reallity El Aprendiz.

Sin caer en el discurso más moralista que realista de ver en el fascismo un demonio, creo que su gobierno tendrá mucho del pensamiento y la acción planteada por Mussolini:

“El pueblo es el cuerpo del Estado, y el Estado es el espíritu del pueblo. En la doctrina fascista… Todo en el Estado, nada contra el Estado, nada fuera del Estado”.

No es extraño encontrar coincidencias entre la personalidad autoritaria de Trump, en el que como pocas veces la palabra jefe de estado queda tan bien aplicada, puesto que concibe el poder político dado por la democracia como un cargo asignado en una estructura empresarial que le confiere el poder de mejorar la productividad individual y colectiva, presentar indicadores de logro, suprimir los flujos de caja improductivos, mantener el crecimiento aunque esté soportado en la especulación financiera y finalmente llevar al país a lo que el mismo Mussolini llamo el Corporacionismo, es decir el estado visto como una gran corporación.

Tras los hilos de esta nueva elección siempre está el poder velado de las megacorporaciones que finalmente terminan direccionando las decisiones estratégicas presidenciales vía congreso y que luego del rescate financiero que salió del bolsillo los contribuyentes de a pie, retoman las riendas de los capitales y aceleran la consolidación y expansión de su poder mediante una figura que les asegura control total.

Lo que viene es lo mismo, se mantendrán las guerras preventivas (antes de que el supuesto enemigo crezca), disuasivas (mostrar poder desmesurado para generar pánico en posibles amenazas), ingreso a las materias primas del mundo con el menor costo posible, tratados de libre comercio, mayor control político exterior, flujos de capitales reales y especulativos que mantendrán el equilibrio a necesidad de su moneda y liderazgo científico y tecnológico que les asegure la sostenibilidad comercial y bélica.

Aunque Trump es el presidente, no es el poder real, lo que sí representa es la figura necesaria por las corporaciones para su plan actual: “¡Ein Volk, ein Reich, ein Führer!” es decir “¡Un Pueblo, un Imperio, un Guía!»

Ahora que Panem tiene su presidente Snow, que el distrito 13, hoy Siria está siendo arrasado como prueba del poder del Capitolio, que comiencen los Juegos del Hambre.

Publicar un comentario

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript Disable Please Enable Javascript To See All Widget