Declaración FIPU

La Polarización entre la Esperanza y la Frustración: Final del proceso contra Dilma

Crónica para entender la compleja situación del Brasil vista desde la población.

Algo en lo que tanto la oposición como el gobierno pueden estar de acuerdo es que los mayores casos de desvío de dinero y cifras billonarias de desfalco público se vieron en estos últimos 13 años, pero decir que el PT o Dilma fueron los que lo hicieron, sería lo más injusto de afirmar.
Crónica para entender la compleja situación del Brasil
vista desde la población (III Parte )

Por: Elkin Páez Chingal
Director y Gestor Opção Talento – Brasil
Imagen: Senso Incomun

El 31 de agosto de 2016 se cerró un capítulo histórico en Brasil con la destitución de la presidente Dilma, luego de 9 meses de proceso de impedimento y 13 años en el poder del Partido de los Trabajadores (PT); lo cual, manteniendo la secuencia de las dos crónicas anteriores, reafirman la polarización que aún se mantiene entre los sentimientos de esperanza y frustración con la salida de Dilma, y lo que le espera al país con el exvicepresidente Michael Temer, que asumió oficialmente este día como presidente de la nación.

Lecciones de aprendizaje para la población

1. Por más fuerte que seas, o te sientas inmune a todo, nunca cargues un escorpión en tus espaldas, porque en su naturaleza su veneno te va a matar.

2. Nunca asumas la cuenta de los otros; cuando estés a tiempo, responde por lo tuyo y deja que cada uno pague lo que debe, para que al final no te cobren toda la cuenta y tengas que pagarlo hasta con tu propia dignidad.

3. Cuídate de no pasarte los semáforos en rojo después de medianoche, porque puedes estar seguro que, aunque creas que nadie te está viendo, siempre hay un radar observando tus pasos o la ley escondida pronta para cobrarte una simple multa, como el mayor de los crímenes. O si estas de malas, alguien tendrá la misma idea de pasarse el mismo semáforo al otro lado y te puedes llevar un choque del cual no te podrás salvar.

4. Por más mal que estés, si sabes caer en pie, enfrentando los más duros leones, tendrás la dignidad de pasar a la historia como una persona corajosa, valiente y honrada; aunque los leones te hayan acabado por decir la verdad, tendrás tu reconocimiento en la historia aunque hayas perdido la principal de las batallas.

5. Por más que pongas cara de oveja mansa, el pueblo al final sabe el lobo que eres, capaz de morder no solo la mano que te alimenta, sino devorarte por entero. Otros verán eso y te quitarán la máscara, no podrás salir a la calle porque el pueblo te rechiflará, la conciencia te pesará.

Con certeza tus dientes vas a mostrar, asustaras e intimidarás para ganar su respeto pero casi nunca su cariño. Recuerda, para muchos existe la esperanza en el cazador que te pueda cazar. Por eso sé experto, aprovecha tu oportunidad de que eres mejor de lo que todos piensan, así que muestra quién realmente eres, la historia te lo va a cobrar.

6. Y finalmente, verifica si la lucha y el enfrentamiento ideológico que has tenido con tus amigos, por tan compleja situación polarizada, está siendo realmente representada y validada por los que defiendes. Tal vez ellos puedan estar unidos mientras la población sigue dividida por un muro de ilusiones, por acuerdos, agendas ocultas y negociaciones internas donde la población es siempre la perjudicada.

Sentido de las lecciones de aprendizaje para la población

1. Existe la leyenda de un elefante que llegó al borde de un rio y encontró un escorpión al cual quiso ayudar subiéndolo a sus espaldas para atravesar el camino y alimentarlo durante la larga jornada. El escorpión comenzó a picar al instante que subió, pero el elefante por su piel gruesa y encallecida, por el paso del tiempo que cicatrizo sus heridas de tantas batallas sufridas, no sentía las picadas y el veneno no surtía efecto. Pero como el camino era largo y aun habiendo pasado el río con satisfacción, llegó a un segundo, tercero y cuarto río con caminos complicados que no debería haber tomado, y aun así no le importó seguir cargándolo en sus espaldas.

El elefante lo alimentaba sin percibir que el escorpión iba creciendo, clavando su veneno con más potencia. Muchos viajantes le advertían y le gritaban sobre lo que el escorpión hacía, pero como se sentía fuerte decidió ignorar y avanzar. El camino era duro, avanzando por cuatro ríos y trechos tortuosos. El elefante decía que era fuerte pero el cansancio era evidente, junto al desgaste y efecto del veneno que el escorpión inyectaba sin dolor ni piedad. Al final, cuando faltaba un cuarto del camino, el elefante cayó vencido y sobre él un escorpión gigante dominó el camino faltante, se bajó y llegó a su destino, dejando además del veneno, la generación futura, que se seguirían alimentado de tan gentil compañero.

Esta historia me fue contada por Paulo Moraes, defensor del gobierno, por conocer su lucha y representación de los menos favorecidos, como él, negro, que la tuvo que luchar para ser profesional en proyectos en economía solidaria y representante de una organización social ampliamente reconocida internacionalmente y que se siente de luto porque sabe todo lo que este gobierno había conseguido.

El elefante representa el movimiento social, de la población históricamente excluida y marginalizada, del trabajador y ciudadano común que consiguieron crecer y hacerse fuertes después de tantas batallas para llegar al poder, a través del PT y su líder Lula y su sucesora Dilma. Eran un elefante fuerte que venció la causa social para representar la bandera de la garantía de los derechos de los olvidados.  Aunque caminaba a su ritmo, despacio lo hacía con pasos gigantes y seguros que nunca antes otros se habían atrevido dar. Pero cargaron en sus espaldas el escorpión, que representa la tradición política, los esquemas de poder. Alianzas venenosas que desvirtuaron el camino del elefante, que poco a poco quedó inmune hasta ser derrotado finalmente el 31 de agosto, inclusivo por antiguos aliados que se sintieron traicionados, hecho evidente, el mismo vicepresidente se tornó escorpión a sus espaldas abandonándola al final y quedándose con el poder.

Los huérfanos sociales que quedan son muchos, el veneno de la tradición política continua. Los afectados, al final, somos la población con miedo de continuar siendo envenenados con las prácticas de corrupción, clientelismo que pisa sobre la población, pero que a su vez elige sus representantes sin credibilidad, también movida por intereses momentáneos.

2. Algo en lo que tanto la oposición como el gobierno pueden estar de acuerdo es que los mayores casos de desvío de dinero y cifras billonarias de desfalco público se vieron en estos últimos 13 años, pero decir que el PT o Dilma fueron los que lo hicieron, sería lo más injusto de afirmar. La cuenta es de todos los que representan al pueblo, de los gobernantes, de la población que permitimos que el desvío de dinero acontezca. Es una práctica conocida en el submundo público por falta de un sistema efectivo de proyectos y convenios, otro tema a ser tratado en otra oportunidad. La guerra hipócrita entre lo público y privado donde los que conocen los esquemas ocultos salen privilegiados.

El gobierno debía haber alertado y denunciado el desangre de la Petrobras como de otras empresas por toda la raza política, inescrupulosos y oportunistas, pero al no hacerlo de forma clara, le pasaron la cuenta de cobro por todos, por el simple hecho de ser la presidente. Por ser la máxima cabeza del poder que no supo cómo eran la cuentas y favores a ser pagos por llegar al poder. Pero por más que se cuestione a Dilma, ella permitió las investigaciones; la policía federal hizo su parte con la operación lava jato, pero el mal estaba hecho, incluso dentro del mismo gobierno que había gastado de más y dejado que otros gastaran de más, por cierto, con dinero del pueblo. Hecho que la oposición, antiguos aliados y la misma población pasaron la cuenta de cobro con su salida a Dilma, una cuenta de cobro no de ella sino de todos, que tuvo que pagar con su salida. Pero ¿por qué Dilma como la “única” responsable?, justamente por la posición que ocupaba, su responsabilidad como presidente le exigencia una postura más firme y clara.

3. El semáforo en rojo representa las salidas en falso del gobierno de Dilma, que Lula supo esquivar por su carisma y riqueza que el país estaba viviendo con la distribución más equitativa de las ganancias. Pero no todo lo conseguido fue por el mérito de una excelente conducción, sino por las prácticas comunes, siguiendo con la analogía del tránsito, que se hacen y no parecen graves, como pasar un semáforo un rojo, después de medianoche, y otras infracciones de la ley comunes pero no por eso menos graves. Las faltas se dieron en prácticas contables, llamadas de contabilidad creativa, o pedaladas fiscales que permitían asegurar la economía de un país, del tamaño y proporciones continentales en los primeros lugares, al realizar el gobierno auto prestamos con sus bancos, para pagar sus deudas, generando huecos fiscales que al final, de algún modo, debían pagarse. El problema es que esas maniobras contables fueron hechas sin la aprobación del Congreso y en época de elecciones para disimular la situación económica del país, lo que en las reglas de tránsito del país es castigado en la Constitución brasilera. Decir si esa falta es un crimen de Responsabilidad Fiscal, era la decisión a ser juzgada por el Congreso de la República.

Pero esas prácticas no eran solo de Dilma, todos los gobernantes las han hecho para ajustar las cuentas a sus metas, lo que pasa es que el choque de carros y fuerzas fue inevitable. Todas esas prácticas se encontraron y los destrozos no fueron ajenos a la ley que tuvo que investigar el desequilibrio económico con los casos de desvío de dinero de recursos públicos a campañas políticas.

En la defensa de Dilma, el argumento de que eran prácticas comunes, que no eran crimen o solo tal vez pequeñas infracciones a la ley, no le fue suficiente para explicar el choque de la economía, ya ella misma había negado el peligro en la época de elecciones; pero por ser la autoridad máxima debía no solo responder por lo que estaba pasando, también dar ejemplo de responsabilidad fiscal. Nuevamente le fue cobrado lo que sería una infracción, culpándola de realizar un crimen, por lo que podría ser un desvío a las normas de tránsito, constitucional. El semáforo y la ley que fue violado de crimen de responsabilidad fiscal, en un momento que solo iba a ayudar a cumplir metas sociales en la agricultura y vivienda, fue utilizado como la causa principal del accidente para el país, de graves consecuencias por el retroceso en su economía y aumento del desempleo.

4. Se puede decir lo que se quiera, pero la expresidente fue fuerte, se mantuvo en pie y como los arboles de mejor madera supo morir en pie y con dignidad. Mujer encallecida que sufrió y sobrevivió a la dictadura militar. Llego al poder duela a quien le duela, y admire a quien la admire por mérito propio y a su historia de vida. Pero que en el medio político, así como un árbol con poca movilidad, se alió tarde, habló tarde. Su mejor discurso y defensa tres días antes de una sentencia ya anunciada, habrían tenido todo sentido en la época de la reelección, hablando sobre la verdad y dificultad económica del país y del mundo, tal vez habría perdido las elecciones por ser un acto impopular el creer que decir la verdad es perder, pero con certeza se sabría que la estabilización del país era una tarea de todos. Pero como árbol firme se mantuvo firme y en pie, y siguió adelante.

Ya siendo elegida en su segundo mandato podría haberse relacionado con la Cámara y el Senado, así como con el poder judicial, pero se aisló en su firmeza. Nadie le pudo cuestionar su honradez, aunque sí la infracción, que se la cobraron con todo. Nadie puede negar su calidad de mujer digna y honrada a su ley y principios. Nadie puede negar el esfuerzo de su partido y defensores que fueron hasta al final cuando muchos la habían abandonado. Fue así que por el peso de la conciencia de sus condenadores, a pesar de destituirla, no le quitaron sus derechos políticos. Una lección que aún hoy está siendo cuestionada, si tiene validad constitucional, pero sin saber lo que pueda pasar al dejar a Dilma la posibilidad de volver al escenario político, ese solo hecho hace valorar que Brasil cuenta con mujeres con garra independiente de los errores que pueda cometer.

5. El lobo, tema difícil y sensible de decir por la posible prohibición de cuestionar o hablar del gobierno actual, pero aun así, la analogía del lobo con piel de oveja que se mostró con una cara como vicepresidente, que se mantuvo todo el tiempo callado, sin denunciar o anunciar algo que lo delatara en su interés, dejó las ovejas caer, para luego acertar el golpe aprovechando los grandes errores para llegar al poder. ¿Por qué esta figura tan radical para quien puede ser la esperanza de estabilización al país? ¿Por qué a pesar de los errores del gobierno, el vicepresidente, que hacia parte de ese mismo gobierno, no habló antes a la opinión pública sobre lo que estaba pasando, por qué espero hasta al final?; mostrándose para la opinión popular como el oportunista de la situación. Es cierto, al elegir a Dilma lo eligieron a él, pero el debería haber tenido el mínimo de respeto por quien lo acogió como socio, amigo en voto de confianza para trabajar juntos. Pero no lo hizo, porque no lo dejaron como responde. Sus acciones de seguir la bandera social y de la exclusión le fueron confrontadas por la opinión pública al nombrar como ministros a personas cuestionadas por posiciones muy contrarias a lo social.

Va a ser un gran desafío para el nuevo presidente reivindicarse con la historia haciendo el mejor papel, porque para la población común, opositores o favorables a Dilma concuerdan en el rechazo a la imagen del recién presidente por la traición a quien lo corroboró dos veces como su compañero de equipo. Pero solo él debe mostrar al final si fue un error histórico la destitución de Dilma o un acierto con la justicia.

6. Y como punto final, la población dividida o no, siempre sufre con esto. Esto puede ser la oportunidad para despertar, para saber elegir, para saber ir a las calles pero no permitir que los oportunistas se aprovechen en sus reivindicaciones. El mundo político, quiérase o no, es un mundo de alianzas, de estratagemas, pero debe haber el máximo respeto por la población, por la verdad, por el derecho y la justicia, y para eso la población debe estar formada, con capacidad crítica para saber elegir, para saber cuestionar sus gobernantes, para saber apoyarlos o destituirlos, si fuera el caso. Todo extremo es tendencioso, pero es válido, necesario y real que todos tengamos nuestra posición política, ideológica, pero al final reconociendo que la mía, la tuya y el otro deben convivir, aceptar en su existencia aunque siempre se quiera eliminar uno u otro, realidades opuestas existen y son las que forman el de ellos y nuestro mundo.
Etiquetas:

Publicar un comentario

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript Disable Please Enable Javascript To See All Widget