Declaración FIPU

Sin entrevistar a “Robinson 22” en la X Conferencia de las FARC

“Amigo periodista, no hay”, escuché en La Habana cuando en 2015 fui enviado por la Agencia de Prensa Alternativa (APA).

En medio de la lucha desigual con las grandes corporaciones mediáticas como RCN y Caracol, nos dedicamos a tomar aguardiente caqueteño y cerveza en las noches como terapia frente a la adversidad.

FIPU | FOTO: FARC

“Amigo periodista, no hay”, escuché en La Habana cuando en 2015 fui enviado por la Agencia de Prensa Alternativa (APA) a cubrir los diálogos de paz entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC. La frase provino de un amigo, quien terminó comprobándola al quedar en una situación incómoda por una pregunta que jamás me respondió mientras teleSUR transmitía en vivo y en directo, una pregunta que un amigo jamás haría. Días después, con Ron Santiago, amigo y respuesta quedaron solucionados.

Hace pocos días, la frase volvió al ataque. Enviado por la Federación de Prensa de los Pueblos (FIPU) a cubrir la X Conferencia de las FARC, llegué a los llanos del Yarí colombiano después de casi un día de viaje. Varios días más tendrán que pasar antes que pueda regresar a casa…

La conferencia es la última de las FARC con armas, y la primera donde la prensa tiene acceso. Entrevistas y búsquedas de primicias componen la cacería sin cuartel de cerca de 300 periodistas que llegaron a cubrir la despedida de la lucha armada de las FARC y su transición a partido o movimiento político. Algunos somos más tranquilos y, en medio de la lucha desigual con las grandes corporaciones mediáticas como RCN y Caracol, nos dedicamos a    tomar aguardiente caqueteño y cerveza en las noches como terapia frente a la adversidad.


En terapia me encontraba una de esas noches. Y por puro accidente terminé compartiendo mesa con “Robinson 22”, uno de los 24 prisioneros políticos de las FARC que el Gobierno autorizó para salir de la cárcel y asistir a la conferencia. Sin mayor esfuerzo, me encontraba con uno de los prisioneros que los medios buscaban para entrevistar.

A los pocos minutos compartíamos unas copas y hablábamos de su vida. Sin saberlo, había recurrido a una de las mejores herramientas del periodismo “investigativo”: el aguardiente y la cerveza, “donde amigo periodista, no hay”; y todo sin necesidad de entrevistarle.

De 22 años en la cárcel, 9 han sido en el calabozo

Solo hay una cárcel donde Robinson no ha estado recluido: la cárcel de Jamundí (Valle del Cauca). En 22 años de presidio, varios traslados injustificados, y otros producto de intentos de fuga casi logrados, lo llevaron a un recorrido por distintos centros penitenciarios donde hoy es reconocido como un líder que lucha por los derechos de los prisioneros, sin importar su condición política o social.

Paramilitarismo, violación de Derechos Humanos por parte del INPEC (Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario) y condiciones infrahumanas en las cárceles, son razones para que Robinson se rebele a diario recibiendo como castigo un acumulado de casi 9 años en el calabozo de los 22 que lleva preso. Huelgas de hambre y jornadas de desobediencia civil, son algunos tipos de protesta que lidera reclamando condiciones dignas para los prisioneros de Colombia, que mueren por falta de atención médica.

Pero Robinson no solo es reconocido en las cárceles colombianas. Integrante del Bloque Oriental de las FARC, también es admirado por la guerrillerada, especialmente por los jóvenes que no pararon de acercársele mientras dialogábamos lúdicamente. “Viejo Robinson, usted sabe que puede contar con las nuevas generaciones del Bloque Oriental pa’las que sean”, le dijeron durante toda la noche.

En cada oportunidad, el “viejo Robinson” siempre tomaba alguna foto para mostrar a sus compañeros de cárcel. Recuerdo una en especial. Nuestro corto presupuesto solo había alcanzado para unas cuantas cervezas. Pero a la hora de acomodar el set, tomamos todas las latas vacías de la mesa y adornamos la foto como si lleváramos varios días tomando. La foto que puede parecer tonta y de borrachos, es solo la necesidad de retratar la libertad en cualquier instante, o microsegundo.

Robinson todo lo hacía con intensidad, como un niño que está conociendo el sabor del licor, que está aprendiendo a mover el cuerpo para bailar, que grita mientras aprende a cantar. Verle es un renacer.

La cerveza se acaba. Y finalmente me recuerda que regresará a la cárcel para socializar las conclusiones que saldrán de la conferencia. También me dice que las FARC son una organización seria, que confía en sus comandantes y decisiones. Volverá a la cárcel el 25 de septiembre, ese es el compromiso con el Gobierno. Frente a su libertad, solo expresa que le gustaría quedarse, junto a sus compañeros, un día más en los llanos del Yarí.

Publicar un comentario

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript Disable Please Enable Javascript To See All Widget