Declaración FIPU

Las heridas de la guerra serán motivo de la paz

“María Cé”, como le decimos cariñosamente, sueña una Colombia en paz, a pesar del dolor, la muerte y la desesperanza que alguna vez le hizo presa.

Su piel negra fue marcada por las llamas de la guerra, una guerra que se llevó a 84 vecinos de su pueblo. Ahora transforma realidades con su ejemplo de vida y lucha.

FIPU PRESS

Machuca es un corregimiento del municipio de Segovia, en el Nordeste antioqueño, una zona donde el conflicto armado ha afectado notablemente la población. Actualmente Machuca reconstruye su memoria con el fin de ser protagonistas de la paz.

En el año 1999 Machuca sufrió un incendio de magnitudes impresionantes, a raíz de un atentado a infraestructura petrolera realizado por el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

En mi viaje a Cuba, conocí a María Cecilia Mosquera, una sobreviviente de este atentado, una lideresa que se encuentra incidiendo por la paz y el bienestar de la niñez de su pueblo.

“María Cé”, como le decimos cariñosamente, sueña una Colombia en paz, a pesar del dolor, la muerte y la desesperanza que alguna vez le hizo presa. Hoy esas mismas heridas que marcaron su cuerpo, sus brazos y piernas, son testigas de la necesidad de la paz y la construcción de una esperanza.

“Pensé que era el fin del mundo”, me cuenta en una mañana calurosa en la cocina, desayunando juntas y conversando las razones por las cuales estábamos convencidas del proceso de paz y lo importante que significaría ver al ELN también haciendo parte de una mesa de diálogos por la paz.

El incendio se llevó a Leidy, Jonathan, Mayra y a su marido Manuel. En la completa soledad, con afectaciones de salud por el incendio y heridas que duraron más de un año en sanar. El retorno fue exactamente al año de la tragedia. Sin poder enterrar a sus muertos, lo más duro venía: volver a Machuca y rememorar el momento más duro de su vida.

Según Caracol Radio, Gabino en la época afirmó que lo de Machuca “Fue un tremendo error" [1], no se calculó las consecuencias que traería el atentado. Los errores de la guerra tienen el efecto de acabar vidas humanas, que no pidieron estar en medio de la confrontación.

Maria Ce, junto a la parroquia de Machuca, realiza actividades con los niños de la comunidad, me cuenta cómo hace acciones donde los niños dibujan, cantan y tienen momentos de esparcimiento para prevenir violencias. Es presidenta de la junta de acción comunal, un liderazgo que ha venido desarrollando con resiliencia, pasando de víctima a sobreviviente.

Maria Ce hace parte del “Especial Madres de la Guerra” un corto documental producido por el proyecto Qantu (Plan de apoyo internacional para la no repetición del conflicto armado en Colombia), una lección de vida donde mujeres valientes, como ella, motivan al apoyo a los diálogos de paz.

Ya no cabe la queja en mí, en mi propia historia de vida, conocer a Maria Ce ha sido la experiencia más renovadora de los últimos años. La gallardía para hablar de paz, aun cuando tu cuerpo lleva las heridas de la guerra, es el acto de amor más grande que una persona puede tener por los demás.

_______________________

[1] http://caracol.com.co/radio/1998/11/12/judicial/0910854000_073447.html

Publicar un comentario

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript Disable Please Enable Javascript To See All Widget