Ir al contenido principal

Acuerdo Final: Reincorporación y no repetición

Diferentes talentos componen a la guerrilla de las FARC, una fuerza beligerante que también, como vemos, es académica, política y social, confirmada por diversas expresiones que ya en la escena política serán de gran aporte a la democracia colombiana.
FIPU Press | Foto: Natalia Margarita

La reincorporación de los miembros de la guerrilla a la vida civil, representa uno de los retos más grandes del proceso de paz. Evitar un genocidio como el de la Unión Patriótica (UP) y prevenir la estigmatización o persecución, es responsabilidad del colectivo y no únicamente del gobierno.

El Comunicado Conjunto No. 93, expedido por las delegaciones de paz este 24 de agosto, destaca el punto 3 del acuerdo “Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo y la Dejación de las Armas”, que tiene como objetivo la terminación definitiva de las acciones ofensivas entre la Fuerza Pública y las FARC-EP; dentro de este punto, está el acuerdo “Reincorporación de las FARC-EP a la vida civil –en lo económico, lo social y lo político– de acuerdo con sus intereses”, que busca sentar las bases para la construcción de una paz estable y duradera, que requiere necesariamente la reincorporación efectiva de las FARC-EP a la vida social, económica y política del país.

“La reincorporación ratifica el compromiso de las FARC-EP de cerrar el capítulo del conflicto interno, convertirse en actor válido dentro de la democracia y contribuir decididamente a la consolidación de la convivencia pacífica, a la no repetición y a transformar las condiciones que han facilitado la persistencia de la violencia en el territorio”, afirma el comunicado conjunto.

Con la firma del acuerdo final se creará el Consejo Nacional de la Reincorporación (CNR), esta entidad estará conformada por dos miembros del Gobierno y dos de las FARC-EP. Desde este consejo se van a definir las actividades y el cronograma que dará curso a la reincorporación, creará también: “Consejos Territoriales de la Reincorporación paritarios en los términos y condiciones y con las funciones que defina el CNR. Estos Consejos serán organizados a la firma del Acuerdo final. El CNR podrá invitar a instituciones, organizaciones sociales u organismos internacionales para el desarrollo de sus funciones”.

Diferentes talentos componen a la guerrilla de las FARC, una fuerza beligerante que también, como vemos, es académica, política y social, confirmada por diversas expresiones que ya en la escena política serán de gran aporte a la democracia colombiana. La reincorporación a “la civil” abre una puerta donde los guerrilleros vendrán a aportar desde su conocimiento y formación a la construcción de nuevos paradigmas de convivencia en Colombia.

Profesores, investigadores, periodistas, médicos, campesinos, zapateros y hasta amas de casa conforman las FARC, en las fotos de las pedagogías de paz notamos rostros de diferentes tonos y etnias que se entremezclan en el verde del camuflado y la naturaleza que les rodea, esas son las FARC, a quienes esperamos a “este lado” en la vida civil,  ese es el movimiento que abrazará el pueblo colombiano, después de lograr lo que ningún movimiento pudo en los últimos años, sentar a dialogar a un gobierno de la derecha y a sus corporaciones, reconocer el conflicto y sus víctimas y contribuir al reconocimiento de las acciones que desde el Estado colombiano violaron los derechos humanos, en una guerra que por mucho tiempo ha favorecido a una minoría.

El 2 de octubre iremos a las urnas a tomar decisiones colectivas de gran peso como Nación, una de esas es decidir por los –creo yo– 14 mil combatientes de las FARC. Muchos de ellos víctimas del conflicto que, acorralados por las balas paramilitares o estatales, no tuvieron más opción que ingresar a las filas de las FARC para “protegerse”, (así entre comillas) pues en la guerra no hay garantías de resguardar la vida. Todo está en riesgo extremo.

La ratificación de los acuerdos, un instrumento para mi innecesario, considerando la paz como un derecho de obligatorio cumplimiento, pero finalmente será un instrumento que nos va a “pellizcar” como pueblo. La campaña por el “sí”, es la unidad representada en las urnas y es la mano estrechada a quienes combatieron al establecimiento en las armas y ahora lo enfrentarán en la batalla de ideas, que se dará desde un lugar que se espera sea amplio, político y no politiquero, pero sobre todo en un ambiente de reconciliación.

Los colombianos y colombianas de las FARC, que serán reincorporados en la vida civil, serán quizás los próximos profesores de veredas, médicos de centros comunitarios, políticos regionales o nacionales, gestores sociales, promotores de salud, o simplemente el señor que nos llevará el pan a la mesa cada mañana, amasando con la certeza que no será estigmatizado, y podrá gozar de los derechos fundamentales que tenemos todos los colombianos.

El acuerdo contempló el desarrollo económico de los futuros excombatientes y dicho proceso tendrá lugar desde la organización de economía social y solidaria, denominada Economías Sociales del Común (Ecomún), los integrantes de la guerrilla de las FARC podrán producir y crecer en proyectos de desarrollo económico.

Mi cuestionamiento final es: ¿está preparada la sociedad colombiana y sus instituciones para semejante reto de reincorporar sujetos políticos a la vida social?  Lo cuestiono más allá del concepto del “desmovilizado”, aquí no hablamos de desmovilizados, hablamos de participantes de un proceso militar y político que, en aras de construir la paz, se desmilitarizan para participar desde lo social, con necesidades de reconstruir el tejido familiar o filial que la guerra seguramente destruyó. El gobierno deberá dejar priorizar los procesos centralizados en Bogotá y articular con las organizaciones sociales para que participen activamente del Consejo Nacional para la Reincorporación, empezando así a construir espacios de encuentro, de escucha de reconciliación y de acompañamiento a los reincorporados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sigue en marcha demanda millonaria a los fondos de pensiones

Los fondos de pensiones en Colombia, según la demanda que enfrentan, deberán devolver a los trabajadores los gastos de administración que han cobrado de manera excesiva e ilegal desde el año 1994.
Por: Lina Díaz
Tomás Fajardo Hernández, abogado constitucionalista experto en derecho administrativo de la ciudad de Cali, presentó en el 2004 una acción de grupo ante el tribunal contencioso administrativo del valle del cauca, para recuperar el cobro en exceso que todos los fondos de pensiones vienen haciendo a los trabajadores colombianos en el tema de gastos por administración.
La investigación del abogado Fajardo, lo llevó a encontrarse la norma (Decreto reglamentario  656 art 39)  que permite a los fondos de pensiones cobrar comisiones por conceptos administrativos, el cual se debe hacer sobre el aporte y no sobre el salario como vienen haciendo desde que inició la operación de los fondos de pensiones bajo la ley 100, a partir del 1 de abril del año 1994, el cual inició con un porcentaje d…

FARC responden a Gobernador de Antioquia que se opone a pedagogía de paz

‘Pedro Baracutao’, quien durante su vida como guerrillero fue comandante del Frente 34 de las FARC, desde la Zona Veredal de Vidrí (Antioquia), donde los excombatientes de las FARC se preparan para transitar a la vida económica, política y social, responde a las declaraciones de Luis Pérez Gutiérrez, gobernador del departamento de Antioquia que tildó de “ilegal” la presencia de los exguerrilleros autorizados por la ONU y el Gobierno para realizar pedagogía de paz.
A continuación la carta de Pedro Baracutao dirigida al gobernador de Antioquia:

Vidri, jueves 13 julio de 2017 Señor Luis Pérez Gutiérrez Gobernador del Departamento de Antioquia.
Reciba un saludo cordial, extendido a todos los funcionarios del gobierno departamental. 
Escuchando su declaración del día de ayer 11 de julio en el portal Minuto30.com y con el respeto que todos los colombianos  merecemos, lo invito a que estudie con aplicación el  acuerdo de paz firmado entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP. Allí, en la página 61 s…

La tristeza del soldado Martínez

El joven héroe que marchó a la guerra, para que el “Estado” mantuviera su estabilidad, para que los empresarios pudieran comprar y vender, para que los políticos pudieran ejercer el poder con garantías, ahora sufre el abandono de esa patria a la cual defendió.

Por: Claudia Quintero
FIPU PRESS
En la época más dura del conflicto, -el segundo gobierno de Álvaro Uribe Vélez- fue el momento en el cual Martínez se hizo “héroe”, así se les llama a los soldados en Colombia, al final Colombia, le pagó muy mal, su servicio en una guerra fratricida.


En el año 2006 prestó servicio militar como soldado regular, en el batallón de Pamplona. Las pocas oportunidades de educación o trabajo y la constante propaganda, motivaron a Martínez a enlistarse.
La carne de cañón
Miles, cientos de jóvenes pobres, negros, campesinos eran enviados al frente en el combate. En el ejército Martínez combatió a la guerrilla como una máquina de guerra, combatió a esa guerrilla que también estaba formada por jóvenes cómo él.

Los …