Declaración FIPU

“El asesinato de la compañera Berta lo recibimos con mucho dolor”: José Onorio Cruz Corrales, periodista hondureño

José Onorio es un periodista hondureño que ha sufrido en carne propia todo tipo de persecuciones por su labor y denuncia.

A raíz del riesgo, ahora estoy solo con publicaciones en línea y en redes sociales, y también facilitando cierta información para el medio alternativo ‘Página Popular’. Estoy apoyando iniciativas de comunicación popular en zonas rurales del sur de Honduras.

FIPU PRESS

Honduras es un hermoso país centroamericano –playa selva se conjugan en un país diverso–, pero que tristemente ha sido golpeado por la violencia, en especial la violencia estatal y multinacional.

José Onorio es un periodista hondureño que ha sufrido en carne propia todo tipo de persecuciones por su labor y denuncia. Ha estado a punto de exiliarse, pero ha seguido resistiendo el riesgo, y sigue informando desde su tierra, enfrentando el dolor, como el que le produjo la pérdida física de la activista Berta Cáceres.

Claudia Quintero: Onorio ha recibido amenazas y seguimientos por su labor como periodista, en ese contexto, ¿cómo se vive siendo periodista en Honduras?

José Onorio Cruz Corrales: Cuesta mucho, hay que sacrificar todo. No podes abrir la boca para decir la verdad; para quienes tienen el poder (formal), decir la verdad es una piedra en el zapato que no resisten tenerla, te volvés como un estorbo para ellos, el cual hay que quitar a costa de lo que sea. No hay respeto, no hay tolerancia; lo que sí hay es ansias de poder, enriquecerse de lo que no es de ellos y ellas. Dentro del mismo gremio periodístico te señalan, te tratan como tonto como el que no le entiende al trámite. Es vergonzoso porque muchos colegas prefieren sus comodidades materiales que la permanencia de la verdad, los Derechos Humanos y la vida con dignidad.

C.Q.: ¿En qué programas o espacios periodísticos participa activamente Onorio en Honduras?

J.C.: A raíz del riesgo, ahora estoy solo con publicaciones en línea y en redes sociales, y también facilitando cierta información para el medio alternativo ‘Página Popular’. Estoy apoyando iniciativas de comunicación popular en zonas rurales del sur de Honduras: redes de comunicadores y comunicadoras populares, revistas y periódicos populares y la capacitación de temas comunicación para el cambio social.

C.Q.: ¿De quién recibes apoyo para hacer prensa alternativa en Honduras?

J.C.: Por acá tomar una posición de comunicación por la vida y la paz, significa no facturar ingresos al mes; la gran empresa no publicita en los espacios nuestros, porque como investigamos y no nos dejamos manipular para que tengan pauta con nosotros. Por otro lado no aceptamos pautas del Gobierno porque ya sabemos que aceptar dinero de la hacienda pública y no decir la verdad nos convierte en cómplices de la corrupción.

En años anteriores tuve mi espacio de análisis de la realidad: ‘El Observador y Fuera del Camino’, por diferentes radios comunitarias y medios de televisión regional. También tuve por mucho tiempo mi programa por ‘La radio popular’; estuve escribiendo para un periódico de la Compañía de Jesús, de los Sacerdotes Jesuitas, ‘A mecate corto’, y fui corresponsal de la ‘Radio Progreso’ de Honduras.

C.Q.: Onorio, Honduras  vive un enorme ciclo de violencia desde diferentes actores. Desde las pandillas o grupos denominados “maras”, ¿es viable una posible salida negociada a éste fenómeno como se había propuesto en años anteriores?

J.C.: Aquí tenemos problemas de maras y pandillas no en un nivel muy alto como lo tienen en el hermano país de El Salvador; es más por zonas, ejemplo Tegucigalpa y San Pedro Sula. Sí tenemos problemas serios de violencia, inseguridad, desempleo, corrupción, en todo ello se involucra el narcotráfico.  

Yo veo viable cualquier iniciativa que conduzca a la paz y a humanizar nuestra sociedad, plagada de corrupción en todos los niveles.

C.Q.: ¿Cómo recibe la ciudadanía el trabajo de  monseñor Rómulo Emiliani como mediador de conflicto con pandillas en Honduras?

J.C.: El Obispo Auxiliar de San Pedro Sula, Monseñor Rómulo Emiliani, tiene un trabajo creíble e increíble en este asunto, es un gran hombre humanista, y comprometido porque acabe de raíz esta problemática, expresión de desigualdades sociales.

La ciudadanía valora bien lo que Monseñor hace por mediar en esta problemática; ojalá y un día vivamos sin maras y pandillas y seamos un solo pueblo que lucha por la convivencia social y la paz.

C.Q.: ¿Como periodista, cómo recibiste la noticia sobre el asesinato de Berta Cáceres? ¿Cómo informaste esta tragedia anunciada por constantes amenazas contra la activista?

J.C.: El asesinato de la compañera Berta lo recibimos con mucho dolor, y te diré no solamente la población sensible, de todos los niveles y estratos se recibieron comentarios de pesar, porque aunque muchos sectores de la hondureñidad no compartían en vida la lucha de la compañera, admiraban su coraje y amor a la tierra en la defensa del territorio y de los bienes comunes.

El día de su asesinato me encontraba en una zona rural. Al momento en que se hizo pública la noticia la gente de las comunidades decía “mataron a una ambientalista de Intibucá”. No me quedó  otra que generar un espacio de reflexión sobre el hecho lamentable, que desnudó una vez más las alianzas público-privadas, es decir las alianzas de venta del territorio y sus recursos naturales, haciendo uso del aparato de Gobierno y sus instituciones, incluidas las Fuerzas Armadas y policiales.

C.Q.: ¿Qué representaba o representa Bertha Cáceres en Honduras? ¿La ciudadanía tiene consideración del trabajo y sacrificio de la activista?

J.C.: Berta representa y representará el amor a la Madre Tierra, el amor a la vida, a la patria, a la humanidad a través de la lucha indígena organizada y consciente.

Lastimosamente en su mayoría, la mayor parte de la ciudadanía, hasta ahora después de su muerte, no valora su lucha y sacrificio.

C.Q.: Desde tu trabajo en los medios comunitarios y populares, ¿cómo consideras que se construye la paz para un país con tanta violencia?


J.C.: Es una pregunta bastante amplia. Creo que debemos de trabajar en potenciar o iniciarnos en solidaridad, en amor al prójimo, no como un discurso sino como práctica. Debemos de seguir la lucha de educación en derechos, debemos de seguir organizándonos mejor, debemos de ser mucho más creativos en la exigencia de nuestros derechos, debemos  fortalecernos a través de intercambio de experiencias, de luchar por otra economía, no la de consumo; debemos de volver nuestra mirada a la casa de todos: el planeta; debemos recuperar la confianza entre todos, de amar y apoyar a los debilitados, debemos construir relaciones justas.

Publicar un comentario

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript Disable Please Enable Javascript To See All Widget