Declaración FIPU

Reino Unido sale de la Unión Europea. Aportes a la discusión

La única salida propuesta es una salida de derechas, dominada por los xenófobos (UKIP) en el marco de su programa.

También se debe mencionar que hay sectores de la izquierda que defiende la salida de la UE y consideran que más países deben abandonarla, como por ejemplo el Socialist Workers Party (Partido Socialista de los Trabajadores, SWP);

FIPU PRESS

Los ciudadanos del Reino Unido votaron a favor de abandonar la Unión Europea (EU) en el histórico referéndum celebrado el pasado jueves, 23 de junio de 2016, con un 51,9% de los apoyos para el Brexit, y un 48,1% de papeletas en favor de la permanencia en la UE. La participación en el referéndum fue del 72,2%, la más alta en unas votaciones del Reino Unido desde la década de 1990.

Para poder entender el porqué  de la decisión de los habitantes del Reino Unido y estudiar las posibles consecuencias, que puedan trascender a los demás países que forman parte de la UE, tanto económicas como políticas, debemos analizar una serie de antecedentes recientes que desencadenaron los resultados finales.

El primer ministro David Cameron prometió este referéndum durante campaña en las elecciones parlamentarias del año pasado a fin de recuperar los votos que perdía en beneficio del United Kingdom Independence Party o UKIP (Partido de la Independencia del Reino Unido, en español). Con el estallido de la crisis en 2008 el UKIP, con un discurso racista contra los musulmanes, los roms y la gente en busca de refugio, supo captar el voto de millones de personas.

Cameron dimitió de su cargo una vez se conocieron los resultados. “El país necesita un liderazgo nuevo. No es adecuado que yo sea el capitán que dirija a nuestro país hacia su próximo destino”, dijo.

También se debe mencionar que hay sectores de la izquierda que defiende la salida de la UE y consideran que más países deben abandonarla, como por ejemplo el Socialist Workers Party (Partido Socialista de los Trabajadores, SWP); ellos consideran que existen motivos notables para oponerse a la UE. El más incuestionable es la forma en que ha tratado a diversos países de Europa del sur desde el comienzo de la crisis económica.

La UE ha hecho todo lo posible por imponer la austeridad en Grecia y otras naciones. En la primera fase del programa de rescate griego asistimos al espectáculo del recorte de las pensiones por el gobierno de Syriza, aplaudido por la UE.

El SWP aboga por una salida de Europa pero con un nuevo planteamiento: por una Europa social, por una Europa de los pueblos. El SWP se ha unido a quienes se identifican como internacionalistas opuestos a la UE para lanzar la “Lexit”: The Left Leave Campaign (campaña por una salida de izquierda).

El problema es que el Brexit desde la izquierda no existe, es una contradicción en los términos, puesto que no hay ninguna “salida de izquierdas” viable. La única salida propuesta es una salida de derechas, dominada por los xenófobos (UKIP) en el marco de su programa.

La euforia de los representantes de extrema derecha en Europa, no es casualidad. El “no” británico impulsa con mucha fuerza a diversas personalidades cuyas políticas de inmigración siempre han causado una gran conmoción, como la francesa Marine Le Pen (presidenta del partido de extrema derecha francés ‘Frente Nacional’), el holandés Geert Wilders (‘Partido por la Libertad’), el italiano Matteo Salvini (‘Liga Norte’), el austriaco Heinz-Christian Strache (FPÖ  ‘Freiheitliche Partei Österreichs’, Partido por la Libertad de Austria, en español). Todos estos representantes aseguran que harán un referéndum en el que puedan elegir su futuro, saben que el caldo de cultivo es propicio para sus intereses y cuentan con que los partidos tradicionales y Bruselas serán incapaces de reaccionar en tiempo y forma. Sienten que ha llegado su momento.

Por otro lado, en Escocia se plantean el hecho de convocar otro referéndum de independencia del Reino Unido, puesto que el caso escocés gano el “sí” a Europa, así que puede haber un cambio en la geografía Europea.

Aparte del impacto económico, como por ejemplo la reaparición de las tasas arancelarias o la depreciación de la libra esterlina, el aumento de los precios en el Reino Unido debido a esto, está el flujo de ciudadanos ingleses que están en demás países europeos y tendrán que regresar a su país de origen, lo mismo ocurre con ciudadanos europeos que estén residiendo en las Islas.

Aparte de todo esto, ¿acaso estamos en el auge de los nacionalismos más oxidados del viejo continente?

Publicar un comentario

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript Disable Please Enable Javascript To See All Widget