Declaración FIPU

Democratizar los medios es construir paz

Pablo Iglesias, político español, aclara que la información es un derecho y no debe ser susceptible de ser mercantilizado.

El nuevo canal [Hispan TV] va a limitar la supremacía de aquellos que buscan dominar”,  Mahmud Ahmadineyad.

FIPU PRESS

Estando en Argentina, salí de las “cuatro paredes” que representaba para mí Colombia, pude empezar a conocer otras culturas y otras formas de ver la vida y la política. Argentina es un país multicultural y multiétnico, donde se conjugan innumerables experiencias; la que más me impacto fue la comunicación popular y la lucha contra la prensa hegemónica, así llaman ellos a grupos económicos que quieren manejar la política desde los micrófonos y las hojas de papel prensa.

Argentina desarrolló en las comunidades la ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual, mejor conocida como Ley de Medios, ordenamiento que hasta el momento no se ha podido implementar por la misma lucha que representa la “democratización” de los medios y la necesidad de comunicar desde abajo. Pero esto no es impedimento; los argentinos tienen en cada barrio una radio comunitaria que legal o ilegal abre una voz para los que no tienen voz. Comunican desde diferentes espacios populares empoderando a las comunidades.

“Democratizar los medios es darle a los ciudadanos más opciones para informarse, es permitirle a los medios alternativos surgir y no morir en el intento de competir contra los grandes, es dar acceso por igual a gobierno y oposición, es darle voz a los que tienen voz pero no dan rating”, indicó el periodista y politólogo Santiago Peña Aranza [1].

Pablo Iglesias, el político español, en una entrevista del 2013,  aclara que la información es un derecho y no debe ser susceptible de ser mercantilizado. Iglesias no está equivocado, la información es un derecho y los medios no pueden ser armas para guerras que tumban y ponen gobiernos a complacencia de los grupos económicos pisoteando incluso la voluntad popular.

Democratizar los medios es construir paz. Pero para que este despertar llegue a Colombia, es necesario develar las manipulaciones a las cuales están sometidos los colombianos.

En Argentina también conocí sobre las “10 Estrategias de Manipulación Mediática [2]”, las cuales enunciaré tomando como ejemplo Colombia, para poder evaluar la necesidad de romper con la manipulación y caminar como ciudadanía a la democratización.

1. La estrategia de la distracción: “Armas silenciosas para guerras tranquilas”. Durante la toma y la retoma del Palacio de Justicia, la ministra de comunicaciones de la época, Nohemí Sanín, prefirió que la televisión transmitiera fútbol, en lugar de informar las crueles violaciones a los Derechos Humanos que estaban sucediendo en ese momento. El Fútbol distrajo. Y hoy después de más de 30 años, los colombianos del común no saben la verdad del palacio, fueron “distraídos”.

2. Crear problemas y después ofrecer soluciones, “problema-reacción-solución”. Durante el gobierno de Gustavo Petro en Bogotá, los medios soltaron noticias de un calibre inmenso, una de ellas era una mujer que aseguraba había sido violada en un bus por varios jóvenes, incluso con un salchichón. ¡Qué horror! ¡La culpa es de Petro! Retumbaban los medios que no confirmaron la noticia. Todo resultó ser falso, legalmente se comprobó que dicho episodio no ocurrió pero las soluciones a este problema, que fue creado por la prensa, era culpar al alcalde de turno y apoyar su proceso de destitución.

3. La estrategia de la gradualidad. Durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, junto con la militarización más grande que ha tenido Colombia, vinieron los ajustes más grandes que quitaban derechos a los colombianos, por ejemplo, las horas extras y derechos laborales. Esta información se manipuló y si se dio parcialmente, se hacía gradual y a cuenta gotas para no despertar a la población.

4. La estrategia de diferir. En el actual gobierno aceptamos el ahorro de energía eléctrica como parte de un sacrificio colectivo por un bien futuro, una decisión “dolorosa y necesaria”, pero que escondía la verdadera responsabilidad de quienes no cumplieron su deber y nos dejaron en una crisis energética.

5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad. Muchos de los comerciales de la prensa colombiana, en especial de la banca, se refieren al público con propuestas infantiles o “tontas”, con el fin de conseguir una reacción de ese mismo nivel de pensamiento. Por ejemplo un comercial de un reconocido banco, de propiedad de un empresario dueño de medios, utiliza música infantil y las imágenes hacen creer que la vida es cómo un “sueño”, sin problemas ni realidades.

6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión. Los programas de concurso como “protagonistas de novelas” y concursos de canto o de cocina, manipulan los sentimientos de los televidentes con los llantos e historias de vida presentadas de forma dramática por los “real tv shows”. Una eliminación de un concursante es una verdadera tragedia y hasta tema de noticias los días siguientes, también las discusiones y hasta sexo en cámara, ha sido frecuente en estos programas.

7. (y 8) Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad. Los medios patrocinan personajes cómicos totalmente ignorantes como ejemplos de “ciudadanos”; entonces son personajes que no estudian, que no pronuncian ni hablan bien, tampoco tienen cualidades de autocuidado entre otros.

9. Reforzar la autoculpabilidad. En muchas ocasiones se culpa desde los medios a los ciudadanos de sus desgracias, sin reconocer, por ejemplo, la responsabilidad del Estado en la calidad de vida de los ciudadanos. Los medios culpan a los Wayuu de que sus hijos mueran de hambre por su propia “ignorancia”, sin visibilizar la realidad del abandono estatal en dicha región.

10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen. Con encuestas manipuladas donde le cobran a los televidentes por “votar” crean realidades ficticias y un mundo de “fantasía” con personajes que son cuidadosamente seleccionados para parecer personas del común que los atropella la fama en cualquier calle.

“No hay mentiras grandes o pequeñas, sólo hay mentiras;
y el que miente, miente en toda la extensión de la mentira”
“La verdad es toda, no una parte de ella”.
Víctor Hugo

Publicar un comentario

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript Disable Please Enable Javascript To See All Widget