Declaración FIPU

El ‘Boli’, un revolucionario y sobreviviente de la dictadura argentina

Raúl Lescano ha soportado la persecución política que en dos oportunidades le llevó la cárcel en calidad de prisionero político en Argentina.

En entrevista exclusiva, Alejandro Toro, corresponsal de la FIPU, dialogó en Argentina con Raúl Lescano, más conocido como el ‘Boli’ y reconocido revolucionario argentino, exintegrante del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP). 

Por su vida militante ha soportado la persecución política que en dos oportunidades le llevó la cárcel en calidad de prisionero político. Sobreviviente de la dictadura militar argentina y la arremetida del capitalismo global, el Boli sigue firme en la lucha a sus 66 años militando en el Movimiento Patriótico Revolucionario ‘Quebracho’.

Por: Alejandro Toro
FIPU PRESS

Alejandro Toro: Bueno, compañero, un placer encontrarnos con alguien que ha hecho resistencia, realmente desde hace tantos años y que ha sido un internacionalista, igualmente por lo que nos han contado… ¿Compañero, cómo se define y cómo lo definen?

El Boli: Nosotros, la definición política nuestra e ideológica también es patriotas y revolucionarios, San Martiniano, bolivariano, guevarista y rebelde, eso sería la concepción nuestra.

Y siempre vamos a estar agradecidos tanto a Chávez como a Evo de haber puesto el tema del socialismo de vuelta en la agenda política de nuestros pueblos, porque ha sido bastarriado el socialismo en mucho tiempo y eso se lo hemos dicho en la cara tanto a Chávez como a Evo: siempre vamos a estar agradecidos por eso. Pero, bueno, y somos solidarios, más que solidarios… Le hemos dicho al comandante cuando pudimos, rodilla en tierra, siempre listos para lo que usted mande.

La génesis nuestra fue la resistencia al neoliberalismo cuando acá era la noche, todo privatizado. Había desaparecido la Unión Soviética. Acá era la noche y dentro de esa noche salimos a plantear que tenías que salir a romper a piedrazos el espejismo neoliberal, bueno eso nos costó cárcel, persecución, nos condenaron de la izquierda y de la derecha.

Ahí con la compañía de Normal Plaque, que en ese momento lideraba a los  jubilados, (los jubilados acá eran un muerto en esa época), varias organizaciones, que veníamos laborando en ese camino, nos juntábamos un 31 de agosto de 1996, día que se funda QBH (Movimiento Patriótico Revolucionario Quebracho). Es un encuentro nacional: ella fallece. Ella era una dama luchadora increíble, un ama de casa que lideró a los jubilados y la rutiaban porque tiraba una valla. Tirar una valla acá era como hacer la revolución. Y ella tiraba la valla, le sacaba a los policías las gorras y era un ejemplo para nosotros y, bueno, ahí empezamos.

Compañero, he escuchado que lo llaman de una manera especial y que lo reconocen así, ¿de dónde sale este nombre que hoy le tienen?

En general, nosotros planteamos que somos producto de esta tierra, y como  producto de esta tierra, nuestras raíces están fundadas en algo como planta. Quebracho tiene en especial su dureza, imaginate, 100 años se demora en crecer. Y se han hechos puentes con la madera del Quebracho hasta el día de hoy. Entonces, todo eso nos llevó a la conclusión del nombre Movimiento Patriótico Revolucionario ‘Quebracho’. 

Personalmente a usted cómo lo conocen compañero, ¿por qué lo llaman el ‘Boli’?, ¿de dónde sale?

Boli viene un poco de antes del año 72. Había otra dictadura en Argentina, no la del 76 sino la de antes. A mí me encarcelan en esa época. Yo era miembro del purrete y en la cárcel engorde mucho. Y tenía 21 años y me decían ‘bolita de grasa’ jugando al futbol. Y después ‘bolita’. Y después quedó ‘Boli’, una cosa que me pusieron en la cárcel, y después se trasladó hasta el día de hoy que todos lo conocen.

Lo que quería decir es: nosotros tenemos un basamento ideológico en Quebracho. En los 90, los organismos de los Derechos Humanos que vos conoces ahora, negaban la pertenencia política e ideológica de retenidos, desaparecidos, de los muertos, de los exiliados; eran militantes populares. Entonces negaban que pertenecían a Montoneros, pertenecían al ER u otras organizaciones.

El proceso fue una lucha política e ideológica que vivimos nosotros en los 90, que salía a dedicar a Mario Roberto Santucho, a Rodolfo Bol, pero no como a Rodolfo Bol solamente como brillante escritor y brillante periodista, sino que era un miembro de la parte de inteligencia de los Montaneros, tenía un grado y todo en ese momento. Esa fue una lucha que vivimos hasta el día de hoy, que la seguimos dando, tenían nombre y apellido. ¿Por qué yo no voy a decir que Mario Roberto Santucho era el comandante del Partido Revolucionario de los Trabajadores y del Ejército Revolucionario? Eso era pecado. Cuando tomamos el centro de estudiantes de la planta de ciencias naturales, todo el patio tiene columnas, en cada columna está el nombre de uno compañero o compañera desaparecida. Nosotros impulsamos de que en ese nombre además figurara la pertenencia política. Pero eso fue un escándalo, ahí estaba el hijo de Bonafini, por ejemplo, que estudiaba a esa facultad y pertenecía al Partido Comunista Marxista del Atlanta.

Esas fueron luchas que nos fueron acercando con otras organizaciones que a la postre revindicamos hasta el día de hoy. Hace rato no tenemos una prensa, si vos vez una prensa vieja, siempre va a estar una columna "La memoria también es resistencia", y siempre un hecho protagonista en ese momento.

Compañero, ¿cómo un guerrillero, un luchador, llega a sensibilizarse por otros procesos de lucha y resistencia y cruza esas fronteras construidas y termina vinculado a las luchas del Sandinismo en Centroamérica y todo lo que significó aquel tiempo de la URNG (Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca), del PAN, de estos grupos que confrontaban ese poder tan fuerte del imperialismo?

Yo revindico siempre a los compañeros; le doy oportunidad a los más jóvenes de contarles que en los 90 no estaban solamente los que iban a Miami. Había otros argentinos y argentinas que estaban en Nicaragua, en El Salvador, en el Líbano, y eso lo reivindicamos en la historia; así, como el primero que revindica a Sandino, por ejemplo, teóricamente y con libros, fue un argentino que lo pueden ver en Internet: "Historia del pequeño y…” loco, no me acuerdo el titulo exacto, pero esas dieron a Sandino cómo había sido la historia, todo eso a través de Sangler, un argentino.

Que queremos decir con todo esto, que América tuvo una interrelación entre los militantes revolucionarios: algunos han venido acá en la época de oro nuestra en los 70, nosotros hemos ido allá, etc. Todos tenemos una raíz casi unidos, pero siempre la izquierda ha visto en buscar como decimos nosotros "el pelo en la leche", y por ahí se nos va lo principal. Por ejemplo, en Nicaragua los sandinistas, el pueblo nicaragüense optó por eso y triunfó, igual lo que nos ha hablado el de Colombia, no los van a derrotar, eso lo pensábamos nosotros hasta ahora, tenemos fe que va hacer así.

Nosotros pasamos por la dictadura, pasamos por los gobiernos reaccionaros: los pueblos siempre sobreviven, no sé cómo hacen pero sobreviven, no han sido derrotados con una derrota absoluta, han tenido derrotas como tuvimos nosotros.

Las organizaciones revolucionarias luchábamos por el poder, luchábamos un escaño en el parlamento, por un cargo, peleábamos por el poder, queríamos cambiar, como ustedes, los colombianos, quieren cambiar la estructura económica y política de algo que está podrido hace años.

Los compañeros que lograron exiliarse en el 70 fueron a Nicaragua a una convocatoria al Frente Sandinista de Liberación. Ahí fueron los compañeros. Estuvieron en el proceso nicaragüense, fueron heridos, yo revindico esa historia, no la otra historia.

Bueno compañero, Boli, verdad que un honor haber estado hoy con usted. Un abrazo.

Un gran abrazo revolucionario a todas las compañeras y compañeros desde la dirección del Quebracho.

Publicar un comentario

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript Disable Please Enable Javascript To See All Widget