Declaración FIPU

Oleg Yasinsky: una visión internacional de la paz en Colombia

No hay conciencia de las cosas terribles que están pasando, no se conoce desde la comodidad de una oficina, y esto tiene ya 60 años de guerra.

Mi impresión general desde hace poquito, hace unos 8 o 10 años: no se podía hablar de nada; y aunque no hay cambios en el ambiente político, es el mismo proyecto neoliberal que tanto daño hizo a Colombia, a Latinoamérica y al mundo.

Por: Claudia Yurley Quintero

Es ucraniano y hace varios años ha visitado a Colombia, en el marco de su trabajo con "ImaginaSur" una empresa turística que acerca a Rusia con Latinoamérica, y también como experiencia personal y de su labor como periodista independiente.

Oleg Yasinsky vive en Chile hace mucho tiempo, siente un gran afecto por nuestro país, y como periodista trata de seguir y apoyar el proceso de diálogos por la paz, "lo mejor de Colombia: es la gente" asegura. Intenté entrevistarlo pero, ya saben entrevistar a un periodista es difícil, se intercambian roles y el entrevistador termina respondiéndole las preguntas a quién pretendía entrevistar.Hablamos del proceso de paz, de las FARC, del ELN, de la izquierda colombiana, de tantas cosas que hoy quiero compartir con ustedes, como parte del aprendizaje que significa construir paz desde diferentes puntos de vista.

El Cese Bilateral...

Me preocupa que en el cese de hostilidades con las FARC pueda haber un operativo militar contra otros grupos guerrilleros. ¿Por qué no se incluye al ELN, y por otra parte autorizan la búsqueda del cuerpo de Camilo Torres? Me gustaría entender estas cosas que siguen poco claras, por lo menos para mí. Y ¿cuál es la fórmula de seguridad para los que dejen las armas? ¿Qué seguridad puede dar el Estado, puesto que están en escena las Bacrim, y los paramilitares? y... El estado tampoco puede controlar a todos incluso si tuviera intención no puede, no hay como.

Dejación de armas...

Yo creo que Las FARC pueden hacer política sin armas, dónde quizás estuvieron con armas, deben existir comandantes y combatientes más cercanos a la población civil, el término dejación de armas es más justo y digno que "entrega de armas" o "desmovilización". Pero la solución práctica sigue una incógnita. Se habla de Venezuela como lugar, pero tomando en cuenta la situación actual de seguridad de Venezuela y una gran inestabilidad política en el país vecino, me parece que por el momento este no es el mejor lugar para este tipo de eventos. Hace unos años podría ser, ahora creo que no. Pero son mis especulaciones personales, de acuerdo a la poca información que manejo. Por favor, no me hagas caso.

¿Desde cuándo te interesó el Proceso de Paz y Colombia?

Antes de interesarme por la paz, me interesé por esta guerra, la más larga en este continente. Quizás la más justa y la más absurda en Latinoamérica, pero la menos conocida en el mundo. Los procesos sociales en América me interesan desde muy joven, pero siempre esta deuda con Colombia, porque es difícil entender desde afuera; bueno, desde dentro también.

Mi primer acercamiento fue hace 8 o 9 años, después del bombardeo en Ecuador. Cuando salió la noticia ingrese a internet a noticias de Colombia, me impresionó los comentarios, puesto que todo fue un verdadero baile sobre los huesos de los guerrilleros. ¡El pueblo colombiano exigía plomo y más plomo! Yo tenía el concepto de la palabra "guerrillero" como otra cosa, antes, todos querían ser guerrilleros en América Latina. No como la imagen mediática que se maneja en Colombia que son "delincuentes". Así que viendo la complejidad, lo contradictorio del tema, compré mi pasaje para Colombia y dialogué con poca gente que se atrevía a hablar con extranjeros raros, [como yo] que creen que son periodistas. Y desde allí me pasó algo, desde allí empecé a amar a Colombia. Desde que pisé la primera vez Colombia, el proceso de paz en tu país se convirtió en uno de los temas muy importantes para mí en lo personal. No sé si ésta es la respuesta más clara, pero es más emotiva que racional.

Tu punto de vista internacional del Proceso de Paz

Mi opinión puede ser también superficial, pero mi impresión cuando vengo a Colombia, porque a diferencia de los tiempos anteriores, ya se puede dialogar del tema, mi impresión es que la opinión de la gente que vive lejos del conflicto, es totalmente manejada por los medios.

Este es mi principal temor y preocupación, que en el país no hay conciencia en la guerra, no hay conciencia decidida de la paz, no hay conciencia de las cosas terribles que están pasando, no se conoce desde la comodidad de una oficina, y esto tiene ya 60 años de guerra. Puesto que lejos de la vida y de la realidad y esta diferencia de coexistencia de sociedades, por ejemplo: el campo tiene diferentes maneras, formas de mirar y sentir y la tarea para los que quieren llegar a construir la paz, la tarea, es revertir la opinión y que cualquier paso en favor de la paz, por milimétrico que sea, por muy pequeño que sea, para mí es mejor que la guerra que está viviendo Colombia, aunque ahora sin bombardeos, pero la guerra sigue.

Hablando sobre la paz en Colombia, ¿cómo crees que fue el abordaje de los medios de comunicación al tema de la paz?, ¿cómo se abordó el conflicto? ¿Cómo se supone que se debe abordar la paz desde tu visión como periodista?

Como no vivo en Colombia, entenderás que para mí es muy difícil analizar lo que pasa en los medios colombianos, mi impresión general desde hace poquito, hace unos 8 o 10 años: no se podía hablar de nada; y aunque no hay cambios en el ambiente político, es el mismo proyecto neoliberal que tanto daño hizo a Colombia, a Latinoamérica y al mundo. Aparece ahora bastante más espacio para poder expresar diferentes opiniones para poder reflexionar juntos.

La tarea del periodismo me parece que no es solo informar, sino buscar una reflexión colectiva acerca de un hecho, yo creo que ya ningún otro tema necesita tanta reflexión como el tema de la construcción de la paz.

La paz puede ser construida solo desde abajo, solo por la sociedad civil, sabemos que estos "arreglines" de la sociedad de arriba, ahora nos favorecen, hay que aprovechar este momento, para comenzar a la construcción de la paz verdadera, aunque sabemos que la guerra en Colombia va a terminar no con la firma de la paz sino cuando se rompa este círculo cerrado de la injusticia, cuando termine todo tipo de violencia contra el ser humano que dentro de este modelo social actual es inevitable.

Estoy hablando de la violencia económica, política, sexual, cultural, etc. Con eso no digo que firmar la paz no significará nada. Será un enorme avance. Será una importantísima condición previa. Pero tendrá que entrar en juego la sociedad civil, la gente común, los ciudadanos, los invisibles... Y creo que las guerrillas también tendrán que hacerse cargo de muchas cosas. No digo arrepentirse o negarlas. No, simplemente hacerse cargo, algo que es más difícil y más digno. Por eso los medios deberían ponerse más reflexivos, deberían, no solo hablar sino callar también, generando instancias de silencio para esta reflexión, porque la reflexión de los partidos políticos no nos interesa tanto. Sabemos que los partidos políticos son una parte de pretender representar las grandes mayorías, pero ya no cumplen ese papel. La Paz es un hecho desde que la creamos desde abajo, desde los que han sufrido los horrores y los absurdos de la guerra.

Oleg se va para su casa, y nos deja a quienes le conocemos una amable sonrisa, una voz baja y una presencia que inspira ternura, un cariño como muchos extranjeros le dan a Colombia, la bella Colombia que a pesar de sus incoherencias, los ha enamorado.

Publicar un comentario

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript Disable Please Enable Javascript To See All Widget