Declaración FIPU

Senador Navarro: “Estoy enfocado en el postconflicto, o mejor, en el posacuerdo”

Entrevista a Navarro Wolff, senador de la República. Habla de inversión social y seguridad en los territorios en el marco del proceso de paz.

Noto que Navarro da por hecho la concentración de Las FARC, la cual es discusión hoy en la mesa de La Habana. El Gobierno habla de concentración y la guerrilla de las FARC de Terrepaz (Territorios Especiales para la Paz).

FIPU PRESS

“El Estado debe hacer PIET (Presencia Integral del Estado en el Territorio) en todo el país.”

Entrevista a Antonio Navarro Wolff, senador de la República por el Partido Verde y exmilitante de la guerrilla del M-19, estuvo en las conversaciones de paz hace 25 años y cumplió cabalmente su papel de constructor de paz desde su propio ejemplo de vida.

Es un ser humano con virtudes enormes que no ha dejado también de sufrir tragedias familiares como la muerte de su hijo Gabriel, y lidia con un par de muletas que lleva desde que en mayo de 1985, cuando estaba en una cafetería de Cali, fue víctima de un atentado recibiendo una granada que le dañó el habla y una de sus piernas.

Claudia: ¿En el marco de los diálogos de paz, en que estás enfocado en éste momento?

Senador: Estoy enfocado en el posconflicto o posacuerdo específicamente.

Claudia: ¿De qué consta la propuesta suya para el posacuerdo?

Senador: En los últimos 25 años, en las mayorías de las zonas de donde salió un grupo armado ilegal, otro similar ocupó su lugar.

Donde hay una economía ilegal, coca o minería criminal, ella financia y da ganancias a grupos armados de esa naturaleza.

El Estado debe hacer PIET (Presencia Integral del Estado en el Territorio) en todo el país. En unas, reuniones para llenar el vacío que dejen los firmantes de acuerdos de paz. En otras, para evitar la ilegalidad económica y armada.

No hay vacíos permanentes. Si los espacios que dejen las FARC no los ocupa el Estado, los ocupara un grupo armado irregular, especialmente si existe una economía ilegal en ellos.”

Claudia: ¿Cómo se haría el PIET en el posacuerdo?

Senador: El reemplazo del grupo armado saliente por uno nuevo toma semanas. Si acaso, pocos meses. Es necesario actuar lo más pronto posible, aún antes del día uno. Hay indicios de grupos que están ya llegando a zonas donde la presencia dominante han sido las FARC, buscando ocupar su lugar. La PIET requiere ganarse el apoyo de la población, especialmente la rural. Es un elemento esencial, indispensable, clave. No hay PIET sin apoyo ciudadano.

Llenar esos espacios requiere inversión. Pero el propósito no es simplemente invertir. Es ocupar territorio.

Para el senador, deben priorizarse, desde enero de 2016, los municipios donde coinciden la presencia de FARC y una economía ilegal. Una primera aproximación nos señala que son 172 municipios que Navarro ha priorizado, que se han seleccionado tomando como fuentes el Simci (Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos) de la Unodc (United Nations on Drugs and Crime) para coca, Policía Nacional para minería criminal y la ONG Fundación Paz y Reconciliación (Pares) para presencia de las FARC.

Navarro me explica de “llenar espacios en territorios”… Yo entiendo que se debe evitar que grupos paramilitares llenen espacios que deje una guerrilla armada, que ahora pasaría a hacer política. La forma de financiación de las FARC por medio de los “impuestos” a quienes negocian con la coca, podría ser cooptada por un grupo que no va precisamente a financiar una revolución.

Claudia: ¿Cuáles son los programas que se deben trabajar para el posacuerdo y las acciones necesarias para no permitir que el conflicto renazca con otros grupos?

Senador: Son 6 pasos esencialmente: Acompañamiento al desarrollo rural; Dinero para la transición de la economía ilegal a la legal; Inversión en la infraestructura, decidida, participativa en Cabildos Abiertos para la Paz; Fortalecimiento de los programas sociales; Fortalecimiento de la justicia, seguridad.

Cada uno de estos pasos, de los que me habla Navarro, se han tratado en la Mesa de Conversaciones de La Habana, con aportes de la guerrilla de las FARC y el Gobierno, especialmente la necesidad de llevar al Estado de forma “integral” y no solo con pie de fuerza militar.

Sobre el Acompañamiento al desarrollo rural, Navarro se refiere “a la presencia de equipos civiles que visiten y mantengan relación con todas las familias rurales de los municipios seleccionados, no solo con las que tengan cultivos o actividades ilícitas, por un periodo de al menos 10 años. El tamaño mínimo de los equipos, considera, debe de ser de 5 técnicos por cada 250 familias rurales, con un promedio de 1 técnico por 50 familias. Su principal función es apoyar el desarrollo rural y el reemplazo de la economía ilegal por otra legal”.

Las FARC han propuesto un desarrollo integral al campo, donde siempre han sido un actor importante. La mayoría de sus militantes son campesinos, así que considero que la propuesta del senador, encaja con la necesidad de crear los “territorios de paz”, Territorios Especiales  para la Paz (Terrepaz).

Para Navarro, cada equipo debe tener los siguientes especialistas: “un técnico agropecuario, un especialista en formación de la propiedad, un experto en acceso al mercado, un experto en acceso al crédito, un facilitador de la organización comunitaria, y un sexto miembro debería ser, en muchas zonas, alguien de las FARC que esté legalizado, estudiando esa presencia caso por caso, sitio por sitio”.

Sería interesante que no solo un sexto miembro fuera un miembro de las FARC, sino que todos los militantes de la guerrilla que deseen aportar al desarrollo rural puedan participar del equipo que propone el Senador.

Afirma Navarro que “cada equipo debe manejar un paquete técnico agropecuario sólido, probado para la región, confiable, preferiblemente incluyendo cultivos permanentes o actividades pecuarias de la misma naturaleza. Cada municipio tendría un jefe de los equipos que en él trabajan. Así mismo deben contar con un presupuesto para cumplir con su tarea. Los equipos deben estar conformados, que vivan o hayan nacido en su respectivo municipio. Eso es importantísimo. Los jefes pueden no cumplir ese requisito. Los técnicos de terreno sí, obligatoriamente.”

Y continúa: “Los miembros de estos equipos hay que seleccionarlos ya, pues ellos (incluyendo los jefes) deben formarse y estar listos, pues con el cese al fuego bilateral con concentración de las FARC, muchos municipios van a quedar sin esa guerrilla en ellos. Este esquema de intervención debe adaptarse a las regiones donde se adelantan programas de ‘Desarrollo y Paz’, algunos de los cuales tienen ya procesos consolidados de organización comunitaria o a las Zonas de Reserva Campesina consolidadas”.

Noto que Navarro da por hecho la concentración de Las FARC, la cual es discusión hoy en la mesa de La Habana. El Gobierno habla de concentración y la guerrilla de las FARC de Terrepaz (Territorios Especiales para la Paz). Ahí es necesario ver qué nos conviene más a las víctimas y a los colombianos en general, unas cárceles a cielo abierto, o lugares de construcción de paz, de reconciliación y de desarrollo. Las Zonas de Reserva Campesina también son territorios de paz indiscutiblemente para el posacuerdo.

Navarro, en su proyecto propone que para población asentada en áreas muy alejadas, especialmente en la Orinoquia y la Amazonia, se ofrezca a los campesinos reubicación, comprando predios en zonas más centrales del país. Aquí le manifiesto estar en desacuerdo con él, pienso que el país, al pretender hacer presencia en todo el territorio, justamente no debería promover el desplazamiento de las personas, sino, por el contrario, llevar desarrollo autosostenible. Por ejemplo, si no puede llevar electricidad a territorios apartados, podría proporcionar paneles solares u otro tipo de energías sanas, como se está haciendo en Bolivia.

Hablando del Fondo para la transición de la economía ilegal a la economía legal, un tema ya tocado en los acuerdos ya tratados en la mesa de La Habana, el senador se refiere a reemplazar cultivos de uso ilícito como “la coca, por ejemplo, por cultivos como cacao o por ganadería tecnificada”. Para ello, Navarro piensa que “toma un tiempo donde debe subsidiarse a las familias que emprendan el camino”.

Me comenta que las organizaciones campesinas del sur del país están presionando para que la sustitución de cultivos sea gradual, con la tesis de que los dineros que produzcan los cultivos ilegales paguen la transición. Proponen cultivar coca y cacao intercalados para que los ingresos de la coca subsidie el periodo improductivo del cacao de 2 años largos. La opinión de Antonio Navarro es que “esa propuesta es inconveniente”, afirmando que “debe pasarse desde el principio a la legalidad y la transición debe subsidiarla el Estado. Para cada caso debe estudiarse una combinación de actividades productivas que produzcan caja y ayuden a financiar las actividades permanentes. Y el complemento para ingresos razonables debe subsidiarlo el Estado”.

En cuanto a Inversión en infraestructura, hace incidencia el PIET en creación de nuevas vías rurales, lo cual considera “un asunto crucial para mejorar el nivel de vida de los habitantes de estas zonas marginales: conectarlos con el mercado y permitir el acceso más eficaz de los servicios estales. En algunas regiones, como áreas del Pacifico, construir vías es imposible y habría que hacer una inversión en subsidios al transporte de los productos que reemplacen la economía ilegal.”

El senador propone “una inversión de 1.500 millones de pesos por municipio, cuya asignación se priorice con participación de toda la comunidad en Cabildos Abiertos de Presupuesto Participativo, con lo cual se podrían construir hasta 20 km de vías de penetración  nuevas. Esta inversión debe mantenerse por un periodo de 5 años cuanto menos, afirma. Navarro cree que la ejecución de tal dinero debe realizarse, de ser posible, por convenios con las Juntas de Acción Comunal, con asesoría técnica del programa”.

Para Fortalecimiento de programas sociales, el proyecto del senador propone: Dar atención universal al programa De Cero a Siempre; aumentar la cobertura del programa Colombia Mayor; aumentar la cobertura de Familias en Acción. Hay que estimar los costos de la ampliación de estos programas en los 172 municipios. El dinero debería provenir del gasto social recurrente”.

El proyecto en esta instancia, a mi parecer, se queda corto, pues los programas sociales deben incluir el enfoque de género, con proyectos de impacto para erradicar el machismo de las zonas rurales y urbanas con emprendimiento y empoderamiento de la mujer. Siendo la mujer la más afectada en el conflicto armado colombiano.

Ante la necesidad del Fortalecimiento de la justicia, Navarro considera que debe implementarse una Fiscalía Territorial por subregión (se han calculado 46 subregiones), conformada por 1 fiscal, 3 Técnicos y 3 Investigadores; un Centro de Convivencia; y desarrollar el Programa Conciliación en Equidad”.

En el tema de Seguridad, asegura el senador que no hay tiempo para desarrollar una Gendarmería Rural o ampliar la Policía de Carabineros”. El ejército considera él, “debe dedicar parte de su fuerza a continuar cumpliendo su actual función contra los grupos armados ilegales y otra parte a proteger las zonas rurales de los municipios donde el programa opere, es estas áreas con las doctrina de ocupar territorio en vez de perseguir a la amenaza”. Su estimación es que “se necesitaría en promedio un batallón ligero conformado por 3 Compañías de 110 hombres cada una, por municipio”.

172 municipios x 330 soldados/municipio suman en total 56.760 militares para implementar esta propuesta. Le manifiesto que la seguridad en el posacuerdo debe estar enmarcada en el combate al paramilitarismo, algo que también se ha discutido en la mesa de La Habana por la delegación de paz de las FARC.

El senador en su proyecto tampoco considera la posibilidad de una “humanización de la doctrina militar” en el país, para poder armonizar la presencia de las FFMM en el territorio, con respeto a la población y a los otrora alzados en armas.

Claudia: Senador, ¿la paz viene pronto?

Senador: Ya estamos construyendo la paz, ahora debemos promover el PIET en el posacuerdo para que no vuelva la guerra en los territorios.

Publicar un comentario

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript Disable Please Enable Javascript To See All Widget