Declaración FIPU

La venta de Isagén es la paz del Gobierno

La venta de Isagén es un hecho que expele un olor nauseabundo que viola los acuerdos alcanzados en materia de justicia social con las FARC en La Habana.

Con ganancias promedio anuales de 145.000 millones de pesos, la venta de Isagén constituye el referente más claro de un país donde el pueblo es condenado a vivir como extraño en su propio territorio.

2016/ Febrero 10/ Por: AlexanderEscobar

Isagén es… bueno, lo fue, una empresa rentable y productiva del Estado que pasó a manos de la multinacional canadiense Brookfield Asset Management que ahora posee el 57.6% de las acciones. Subastadas por el Gobierno el trece de enero, con un solo ofertante, la Brookfield, la venta de la participación mayoritaria del Estado sobrepasa el calificativo de “un pésimo negocio”, como acertadamente lo juzgan diversos analistas. 

La venta de Isagén refleja el tipo de política estatal que originó la guerra en el país y la profundiza en lo social. Más allá del análisis financiero, necesario, y que agradecemos quienes evitamos cifras y porcentajes, está el trasfondo político que incluye elementos coyunturales que atraviesan los diálogos de paz en La Habana. Y de fondo, como la agudización de las causas que provocaron los alzamientos armados del país.

Claro fue el Gobierno en Oslo (Noruega) durante la constitución de la mesa de diálogo con las FARC, el 18 de octubre de 2012, cuando a través de Humberto de la Calle manifestó: “Aquí no venimos a negociar el modelo de desarrollo del país”. Las declaraciones serían el preludio de la continuidad de la política neoliberal que entrega el patrimonio y la soberanía nacional a intereses extranjeros, al tiempo que incrementa impuestos y disminuye la inversión social. La crisis de la red hospitalaria y la Reforma Tributaria que incrementará el IVA al 19%, son solo ejemplos mínimos de esta política donde la paz ha sido vaciada de aquello que pondría fin a la guerra: la justicia social.

El saqueo del país, entregando empresas como Isagén al capital extranjero, derrumba la excusa bajo la cual las empresas del Estado se venden argumentando inviabilidad económica e ineficiencia. Nadie adquiere algo que no es rentable. Tal es el caso de las empresas de servicios públicos que suman billonarias ganancias que hoy están en poder del capital transnacional.

Pero con Isagén se acabaron las excusas. Con ganancias promedio anuales de 145.000 millones de pesos, su venta constituye el referente más claro de un país donde el pueblo es condenado a vivir como extraño en su propio territorio, como consecuencia de la privatización y entrega del bien público a intereses privados. Esta es la política del Gobierno que, de igual modo como operó con Isagen, ofrece el país en subasta sin que las campañas en redes sociales puedan detener aquello que solo se frena con el pueblo protestando en las calles.

La venta de Isagén es una señal preocupante para los diálogos de paz. Es un hecho que expele un olor nauseabundo que viola los acuerdos alcanzados en materia de justicia social con las FARC en La Habana. Pero no es de asombrarnos esta situación, en tanto que el Gobierno nunca mintió con respecto a sus intenciones: “Aquí no venimos a negociar el modelo de desarrollo del país”, recordemos que fueron sus palabras desde el inicio de los diálogos. No hace parte de su política dar solución a la injusticia e inequidad que provocaron el surgimiento de las guerrillas es Colombia. Todo lo contrario. Su interés es profundizar éstas causas mientras posa para la prensa internacional con su máscara de buena voluntad.

La paz del Gobierno es sinónimo de saqueo y traición; recordarlo es fundamental para entender que los acuerdos alcanzados en La Habana se están incumpliendo, antes de entrar en vigencia, con hechos como la venta de Isagén. Corresponde al movimiento social en Colombia prepararse para luchar en las calles por la justicia social que garantice la paz a los diálogos en La Habana, y la mantenga triunfando sobre la inequidad y la injusticia después de “la firma de la paz”.

Foto: Archivo | Redes sociales

_____________________
*Artículo publicado en Al Galope, órgano informativo del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica Valle del Cauca. Edición No. 7 (Noviembre 2015 – Enero 2016)

Publicar un comentario

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript Disable Please Enable Javascript To See All Widget