Ir al contenido principal

La venta de Isagén es la paz del Gobierno

Con ganancias promedio anuales de 145.000 millones de pesos, la venta de Isagén constituye el referente más claro de un país donde el pueblo es condenado a vivir como extraño en su propio territorio.

2016/ Febrero 10/ Por: AlexanderEscobar

Isagén es… bueno, lo fue, una empresa rentable y productiva del Estado que pasó a manos de la multinacional canadiense Brookfield Asset Management que ahora posee el 57.6% de las acciones. Subastadas por el Gobierno el trece de enero, con un solo ofertante, la Brookfield, la venta de la participación mayoritaria del Estado sobrepasa el calificativo de “un pésimo negocio”, como acertadamente lo juzgan diversos analistas. 

La venta de Isagén refleja el tipo de política estatal que originó la guerra en el país y la profundiza en lo social. Más allá del análisis financiero, necesario, y que agradecemos quienes evitamos cifras y porcentajes, está el trasfondo político que incluye elementos coyunturales que atraviesan los diálogos de paz en La Habana. Y de fondo, como la agudización de las causas que provocaron los alzamientos armados del país.

Claro fue el Gobierno en Oslo (Noruega) durante la constitución de la mesa de diálogo con las FARC, el 18 de octubre de 2012, cuando a través de Humberto de la Calle manifestó: “Aquí no venimos a negociar el modelo de desarrollo del país”. Las declaraciones serían el preludio de la continuidad de la política neoliberal que entrega el patrimonio y la soberanía nacional a intereses extranjeros, al tiempo que incrementa impuestos y disminuye la inversión social. La crisis de la red hospitalaria y la Reforma Tributaria que incrementará el IVA al 19%, son solo ejemplos mínimos de esta política donde la paz ha sido vaciada de aquello que pondría fin a la guerra: la justicia social.

El saqueo del país, entregando empresas como Isagén al capital extranjero, derrumba la excusa bajo la cual las empresas del Estado se venden argumentando inviabilidad económica e ineficiencia. Nadie adquiere algo que no es rentable. Tal es el caso de las empresas de servicios públicos que suman billonarias ganancias que hoy están en poder del capital transnacional.

Pero con Isagén se acabaron las excusas. Con ganancias promedio anuales de 145.000 millones de pesos, su venta constituye el referente más claro de un país donde el pueblo es condenado a vivir como extraño en su propio territorio, como consecuencia de la privatización y entrega del bien público a intereses privados. Esta es la política del Gobierno que, de igual modo como operó con Isagen, ofrece el país en subasta sin que las campañas en redes sociales puedan detener aquello que solo se frena con el pueblo protestando en las calles.

La venta de Isagén es una señal preocupante para los diálogos de paz. Es un hecho que expele un olor nauseabundo que viola los acuerdos alcanzados en materia de justicia social con las FARC en La Habana. Pero no es de asombrarnos esta situación, en tanto que el Gobierno nunca mintió con respecto a sus intenciones: “Aquí no venimos a negociar el modelo de desarrollo del país”, recordemos que fueron sus palabras desde el inicio de los diálogos. No hace parte de su política dar solución a la injusticia e inequidad que provocaron el surgimiento de las guerrillas es Colombia. Todo lo contrario. Su interés es profundizar éstas causas mientras posa para la prensa internacional con su máscara de buena voluntad.

La paz del Gobierno es sinónimo de saqueo y traición; recordarlo es fundamental para entender que los acuerdos alcanzados en La Habana se están incumpliendo, antes de entrar en vigencia, con hechos como la venta de Isagén. Corresponde al movimiento social en Colombia prepararse para luchar en las calles por la justicia social que garantice la paz a los diálogos en La Habana, y la mantenga triunfando sobre la inequidad y la injusticia después de “la firma de la paz”.

Foto: Archivo | Redes sociales

_____________________
*Artículo publicado en Al Galope, órgano informativo del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica Valle del Cauca. Edición No. 7 (Noviembre 2015 – Enero 2016)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sigue en marcha demanda millonaria a los fondos de pensiones

Los fondos de pensiones en Colombia, según la demanda que enfrentan, deberán devolver a los trabajadores los gastos de administración que han cobrado de manera excesiva e ilegal desde el año 1994.
Por: Lina Díaz
Tomás Fajardo Hernández, abogado constitucionalista experto en derecho administrativo de la ciudad de Cali, presentó en el 2004 una acción de grupo ante el tribunal contencioso administrativo del valle del cauca, para recuperar el cobro en exceso que todos los fondos de pensiones vienen haciendo a los trabajadores colombianos en el tema de gastos por administración.
La investigación del abogado Fajardo, lo llevó a encontrarse la norma (Decreto reglamentario  656 art 39)  que permite a los fondos de pensiones cobrar comisiones por conceptos administrativos, el cual se debe hacer sobre el aporte y no sobre el salario como vienen haciendo desde que inició la operación de los fondos de pensiones bajo la ley 100, a partir del 1 de abril del año 1994, el cual inició con un porcentaje d…

FARC responden a Gobernador de Antioquia que se opone a pedagogía de paz

‘Pedro Baracutao’, quien durante su vida como guerrillero fue comandante del Frente 34 de las FARC, desde la Zona Veredal de Vidrí (Antioquia), donde los excombatientes de las FARC se preparan para transitar a la vida económica, política y social, responde a las declaraciones de Luis Pérez Gutiérrez, gobernador del departamento de Antioquia que tildó de “ilegal” la presencia de los exguerrilleros autorizados por la ONU y el Gobierno para realizar pedagogía de paz.
A continuación la carta de Pedro Baracutao dirigida al gobernador de Antioquia:

Vidri, jueves 13 julio de 2017 Señor Luis Pérez Gutiérrez Gobernador del Departamento de Antioquia.
Reciba un saludo cordial, extendido a todos los funcionarios del gobierno departamental. 
Escuchando su declaración del día de ayer 11 de julio en el portal Minuto30.com y con el respeto que todos los colombianos  merecemos, lo invito a que estudie con aplicación el  acuerdo de paz firmado entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP. Allí, en la página 61 s…

La tristeza del soldado Martínez

El joven héroe que marchó a la guerra, para que el “Estado” mantuviera su estabilidad, para que los empresarios pudieran comprar y vender, para que los políticos pudieran ejercer el poder con garantías, ahora sufre el abandono de esa patria a la cual defendió.

Por: Claudia Quintero
FIPU PRESS
En la época más dura del conflicto, -el segundo gobierno de Álvaro Uribe Vélez- fue el momento en el cual Martínez se hizo “héroe”, así se les llama a los soldados en Colombia, al final Colombia, le pagó muy mal, su servicio en una guerra fratricida.


En el año 2006 prestó servicio militar como soldado regular, en el batallón de Pamplona. Las pocas oportunidades de educación o trabajo y la constante propaganda, motivaron a Martínez a enlistarse.
La carne de cañón
Miles, cientos de jóvenes pobres, negros, campesinos eran enviados al frente en el combate. En el ejército Martínez combatió a la guerrilla como una máquina de guerra, combatió a esa guerrilla que también estaba formada por jóvenes cómo él.

Los …