Declaración FIPU

FIPU

Publicaciones
#PazAlaCalle 1erEncuentroFipu ACASA Acuerdo de Paz ALAI Alberto Castilla Alejandro Ordóñez Alejandro Toro Alemania Alexander Escobar Alexander González Alexánder González Alfredo Molano Ambiente América Latina Andrés Rodas APA Arabia Saudí Arabia Saudita Aram Aharonian Argentina Arte y Cultura Atrato Audio Avanza Colombia AVN Barrio Adentro Bélgica Benkos Biohó Boaventura de Sousa Bolivia Brasil Brasil de Fato Calle 13 capacitación Carmen Herrera Cenpaz Chile CIA Claudia Quintero Colombia Colombia Informa Colombia Plural Comunicados CONPI Constituyente XXI Contagio Radio Corrupción Crónicas Cuba Cumbre Agraria Daesh Daniel Coronell Daniela González David Miranda DDHH Derechos Humanos Diálogos de Paz Diana Uribe Diego Martínez Diego Sánchez Dilma Rousseff Donald Trump Economía Ecuador Eduar Córdoba Educación EE.UU EEUU Egipto El Salvador El Telégrafo Elkin Páez ELN Entrevistas España Esteban Silva Cuadra ETB Europa Eva Golinger Farc FCINA Federico Jinémnez Fernando Esteche Fidel Castro FIPU Foro de Paz Foro de Sao Paulo Francia FSP Funuvida Género y mujeres Género y nujeres Google Grecia Haití Hernán Durango Hillary Clinton Hiroshima HispanTV Hitler Honduras Huber Ballesteros Hugo Chávez Iglesia Imelda Daza Inglaterra Invitado Irlanda Irlanda del Norte Israel Iván Cepeda Iván Gallo Jan Farid Cheng Lugo John Jiménez José Marulanda Juan Carlos Romero Katu Arkonada La Guerra del Amor La Haine La Iguana TV León Valencia Leonardo Tangarife LibreRed Liliany Obando Lina Díaz Luis Alfonso Mena Luis Eduardo Celis Luis Eduardo Jiménez Marcha Patriótica María Flórez María Méndez Mariano Quiroga Marino Córdoba Maureén Maya Mauricio Macri Maylín Vidal Medios Memoria Mesa Social de Paz México Murindó Natalia Vinasco Navarro Wolff NCNoticias Néstor Busso Nicaragua Norteamérica Noticias Uno OCLAE OEA Oleg Yasinsky Olga Lucía Criollo ONU OPEP Opinión Oriente Medio y África OTAN Pablo Beltrán Pablo Catatumbo Página Popular País Vasco Palestina Paola Fernández Paraguay Paramilitarismo Paro Nacional paz Pazífico Noticias Pedro Nolasco PIA Piero Polonia Português Prensa Alternativa Prensa Latina Prensa Rural Pressenza Prisioneros políticos Radio del Sur Rapso RecpSur REDDHFIC REDH REMA REMAP Renán Vega Resumen Latinoamericano rpaSUR RT Rusia Sacúdete Segovia Semana Simón Trinidad Siria Solidaridad Jurídica. Sputnik Sudáfrica Suyana Tatiana Duque teleSUR Timochenko Tomás García Turquía Ucrania Unión Patriótica Univisión UP Urabá USA Veeduría Social Venezuela Víctor de Currea-Lugo Videos VTV WebSur X Conferencia Yacila Bondo Zoom

La Federación Internacional de Prensa de los Pueblos FIPU, continúa sumando esfuerzos para  avanzar con resultados hacía un verdadero desarrollo de los procesos de paz en Colombia. A partir del ejercicio periodístico deben establecerse las tareas y retos que tienen los medios alternativos y populares para velar por la paz del país;  por eso del 19 al 21 de agosto, se llevará a cabo el segundo encuentro internacional de comunicación popular y alternativa para federados FIPU en Quito- Ecuador,  con el acompañamiento, y participación  de la  delegación de paz del ELN

El evento contará con la presencia de los medios ya federados: Revista Hekatombe, Generación paz, Contravía, Periferia, Con la oreja Roja, R.E.M.A.P. y algunos medios invitados como: Contagio Radio, Hispan TV, Semanario Voz, Lanzas y letras, Zona Pública, La Plena Prensa Alternativa y Popular del Caribe y El Espectador.

Tanto la delegación de paz del ELN como los medios invitados al encuentro, resolverán inquietudes y desarrollarán las actividades a partir de esta pregunta: ¿Qué transformaciones necesita Colombia para que exista mayor igualdad en el ejercicio del periodismo y se ponga la ética del bien común por encima de intereses empresariales y políticos; para que los diversos medios desarrollen una pedagogía de paz que nos ayude a transitar a una nueva cultura política?

Además, se desarrollarán otras actividades incluidas en la agenda del fin de semana que inicia el sábado a las 9 am con el conversatorio: “Hablemos del proceso de paz con el ELN” charla entre medios federados y delegación del ELN en la sede de Cacha-pamba.

El domingo durante todo el día se realizará socialización de la charla del día anterior, generación de memorias y documentos, con tareas y compromisos, y terminando el lunes 21 se realizará taller de capacitación: “¿Puede ser sostenible la comunicación popular?” moderado por Alejandro Toro.

La transformación del periodismo, ejercido desde la comunicación popular y alternativa, jugará un papel definitivo en el desarrollo exitoso de los procesos de paz en el país, y unidos por este mismo fin, ayudarán a la materialización de una paz con justicia social, es lo que busca este nuevo encuentro de federados FIPU en Ecuador.

Por: Daniela González

El próximo 19 de Agosto se llevará a cabo en Barranquilla, la primera intervención de RedAcción "Red de Apoyo y Comunicación Colectiva por los Derechos Humanos". El proyecto, que es liderado por Yo Aporto a la Paz, Cine a la Calle y FIPU, tiene como finalidad generar una red de alertas tempranas junto a medios de comunicación que permita proteger la integridad de los líderes sociales y defensores de derechos humanos.

De acuerdo al último informe presentado por la Defensoría del Pueblo, entre el 1 de enero de 2016 y el 1 de marzo de 2017 (14 meses), hubo un total de 156 asesinatos de líderes sociales y defensores de derechos humanos. En este mismo período, se presentaron 5 desapariciones forzadas y 33 casos de atentados hacia este grupo poblacional, y la cifra sigue aumentando.

Uno de los objetivos principales de RedAcción es la prevención oportuna para líderes sociales de la región y organizaciones, con la creación de nuevas herramientas de comunicación que permitan informar con veracidad acerca de cómo se está viviendo el proceso de paz a nivel regional, de qué manera negativa los afecta y a partir de ahí, generar redes ciudadanas que sirvan como herramienta y medio de protección.

Las actividades de RedAcción se realizarán en las instalaciones de Biblopaz, en la ciudad de Barranquilla y contarán con la intervención de: Belén Pardo Herrero de Vokaribe Radio, Gema Granados de la Red de Periodistas con Visión de Género y Daisy Villalba, coordinadora editorial de Con La Oreja Roja, quienes estarán en la agenda programada para la mañana, donde se brindarán herramientas de comunicación, incentivando prácticas de reportaría ciudadana, elaboración asertiva de comunicados de prensa, con los cuales puedan darse a conocer detalles del desempeño de la implementación del proceso de paz en la región, y como de alguna manera los está afectando.

En la tarde se diseñará un protocolo de apoyo colectivo que permita la activación de alertas tempranas junto a medios de comunicación, orientado a la protección de líderes sociales y defensores de derechos humanos.

RedAcción dará inicio a las 8:30 am, y durante todo el día trabajará en ésta propuesta específica que tiene como propósito contribuir a la generación de redes ciudadanas que sirvan como herramienta y medio alternativo de protección a líderes sociales y defensores de derechos humanos.

Por: Daniela González

"Ofrecemos nuestra disposición para participar en un mecanismo de verificación ciudadana al cese bilateral del fuego que pacten las partes".


CARTA ABIERTA A GOBIERNO COLOMBIANO Y AL ELN.

17 de agosto de 2017

Sr. Juan Camilo Restrepo, jefe de la delegación negociadora del Gobierno Colombiano.
Sr. Pablo Beltrán, jefe de la Delegación negociadora del ELN.

Cordial saludo.

En el desarrollo de la cuarta semana de trabajo de la III ronda de diálogos y negociaciones entre el gobierno Colombiano y el ELN, los suscritos, ciudadanas, ciudadanos y organizaciones que trabajamos por un cierre del conflicto armado y unos pactos de paz que permitan a Colombia avanzar en democracia y equidad, queremos manifestarles lo siguiente:

Estamos listos para concurrir a un proceso de participación, con garantías y rigor, desde una pluralidad social, gremial e institucional, con el fin de intercambiar y concertar sobre transformaciones necesarias para construir este acuerdo de paz que nos acerque hacia una paz completa.

La sociedad espera del gobierno y del ELN compromisos concretos para avanzar en la garantía de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario. El fin del conflicto es un paso indispensable para el momento que vive Colombia.

Ofrecemos nuestra disposición para participar en un mecanismo de verificación ciudadana al cese bilateral del fuego que pacten las partes.

Antes de la venida del Papa Francisco es posible anunciarle al país los mayores avances y en lo posible un acuerdo en el punto de dinámicas humanitarias y cese al fuego.

Sabemos y nos consta que Gobierno colombiano y ELN, trabajan de manera decidida y comprometida por avanzar, en medio de lógicas que aun siendo muy distantes, pueden encontrar un campo común para avanzar en este proceso de diálogos y negociaciones, que nos acerque a una Paz Completa.


ABC Paz.
ADEL-Nariño.
Avina
Alianza Social Independiente – ASI.
Asociación Colectivo Mujeres al Derecho
Asociación de Abogados Laboralistas del Valle
Asociación de profesores de la Universidad Libre de Cali
Boyapaz – Programa de Desarrollo y Paz del Occidente de Boyacá
Campaña Por una Paz Completa
Casa de la Mujer
Casa de Paz
Campaña Colombiana contra Minas
Consornoc
Cordupaz
Corporación Viva la Ciudadanía
Comisión Intereclesial de Justicia y Paz
Corporación CSOCIANCOL
Consejo Latinoamericano de Iglesias - CLAI
Corporación Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Centro
Corporación Latinoamericana Sur
Comunidades Construyendo Paz en los Territorios - CONPAZ
Ciederpaz-
Dialogo Intereclesial por la Paz - Dipaz
Huipaz. Programa de Desarrollo del Huila y Piedemonte Amazónico
Interteam
Grupo Ecuménico de Mujeres Constructoras de Paz - GemPaz
Red Nacional de Programas de Desarrollo y Paz - Redprodepaz
Cinep Programa por la Paz
Corporación Humanas
Corporación Ciase
Corporacion Agora
Comisiones Ciudadanas de Reconciliación Arauca
Colectivo de Pensamiento y Acción Mujeres, Paz y Seguridad
Corporación Claretiana Norman Pérez Bello
Colectiva de Mujeres Refugiadas, Exiliadas y Migradas en España
Comunidad Teológica Latinoamericana y Caribeña - CETELA
Instituto Interamericano de Responsabilidad Social y Derechos Humanos – IIRESODH
Indepaz
Instituto Popular de Capacitación – IPC.
Iglesia Presbiteriana de Colombia
Justapaz
Fundación Paz y Reconciliación
Fundación Cultura Democrática
Fundación Ciudad Abierta
Fundación Progresar
Fundación Avanza Colombia
Juventud Comunista – Juco
Observatorio Internacional de la Diaspora
Pensamiento y Acción Social – PAS.
Puentes para la Paz
Punto de Encuentro por la Paz y la Democracia
Programa de Desarrollo y Paz del Bajo Magdalena
Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio
Mesa Sucreña por la Paz
Mujeres Mediadoras
Mencoldes
Observatorio de Realidades Sociales de la Arquidiócesis de Cali
Red de Pobladores de la Redprodepaz.
Red Caquetá Paz
Redepaz
Rodeemos el Diálogo
Ruta Pacifica de Mujeres
SI Ambiental
Sin Olvido
Teusaquillo Territorio de Paz
Red-Unipaz Nodo Centro
Unión Patriótica.
Vallenpaz
Vamos por los Derechos
Tierrapatria



Horacio Serpa – Senador de la República.
Iván Cepeda – Senador de la República
Alirio Uribe – Representante a La Cámara.
Antonio Sanguino – Presidente-Vocero Partido Verde
Alonso Tobón – Presidente de la Alianza Social Independiente
Jaime Caycedo – Secretario General del Partido Comunista
Alejo Vargas
Ana Teresa Bernal
Álvaro Jiménez
Adelaida Jimenez
Alonso Ojeda – Vicepresidente del Comité Permanente de Derechos Humanos
Agustín Jiménez
Andrei Gómez Suárez
Blanca Valle Zapata - Socióloga
Betty Giedelmann – Bacterióloga
Camilo González
Carlos Velandia – Gestor de Paz
Carlos Mario Perea - Maestro Universidad Nacional 
Carlos Fonseca – Director Corporación Simbiosis
Carlos Medina – Maestro de la Universidad Nacional
Camilo González
Camilo Ospina – Politólogo
Darío Villamizar
Esperanza Hernández
Fernando González
Gloria Ulloa – Presidenta para América Latina y el Caribe Consejo Mundial de Iglesias
Gabriel Becerra – Secretario de la Unión Patriótica
Gilberto Herrera Stella - Agricultor
Gladys Macías – Presidencia Colegiada de Redepaz
Harold Ruiz – Asesor de Paz de la Gobernación de Nariño
Hernando Hernández
Jairo Gómez - Periodista
José Aristizábal
Jorge Gómez
Jaime Zuluaga Nieto
Juan De Dios Silva-Práctico Agrícola
León Valencia
Pedro Santana
Miguel Galvis – Veedor Nacional de la Alianza Social Independiente
Monica Yarima Lara Agudelo – Psicóloga
María del Pilar Suarez - Socióloga
Norma Inés Bernal
Jesús Vargas - Presidencia Colegiada de Redepaz
Katherine Torres
Luis Ignacio Sandoval - Presidencia Colegiada de Redepaz
Luis Emil Sanabria - Presidencia Colegiada de Redepaz
Manuel Guzman Hennessey – Maestro de la Universidad del Rosario
Mario Aguilera – Maestro del IEPRI de la Universidad Nacional
Miriam Criado
Medardo Correa – Investigador Social
Nelson Cruz
Padre Pedro Torres
Pilar Trujillo Uribe
Rafael Colina
Rosa Emilia Salamanca

Ramiro Serna Jaramillo - Economista

Foto: Archivo / @vencancilleria

“En ese tiempo, la guerrilla pasaba por los pueblos, yo de niña me les arrimaba a hablar con ellos, así como cuando pasan los soldados de la misma forma, y solo por eso ya me acusaron de subversiva y me querían matar”.

FIPU PRESS

 “Según el Dane, los afrocolombianos en el país ascienden a cuatro millones 311.757, lo que corresponde a un 10,62% de la población total del país (…)” (Diario el País 2015). El censo poblacional realizado a las FARC en éste 2017, arrojó que el 12% de su población es afrocolombiana, de los cuales el 14% son mujeres negras.[1]

Sandra Paola Garcés Caicedo, en la guerrilla fue llamada “Maribel”, tiene 26 años y estuvo 15 años en las FARC. Es decir desde los 11 años militó en el grupo armado. ¡Una niña soldado!, una tragedia a la cual empujamos a muchos niños y niñas, una sociedad que abandonó a las comunidades negras, cómo las asentadas en el puerto de Buenaventura.

Su cabello trenzado y su piel de ébano, representan a una gran población que hizo parte de la guerra y ahora del proceso político que se viene construyendo con los acuerdos de paz, no se puede desconocer que la población afrocolombiana fue parte fundamental de la guerrilla y sin duda un pueblo históricamente abandonado en el país, bajo un racismo estructural.

Mi pregunta…. ¿Por qué ingresa una niña a la guerrilla?
Quiero conocer las razones que mueven a mujeres y niñas de ir tras un ideal revolucionario, exponiendo sus vidas en una guerra cruel.

- Ingresé porque fui perseguida, fui señalada de ser guerrillera a los 11 años y me buscaban para matarme, no encontré otra salida que ingresar a las FARC, allí me iba a sentir segura y sentía que no me iba a pasar nada.
- ¡La guerrilla fue mi refugio en un momento de persecución en Buenaventura!

¿Por qué te acusaron de guerrillera?

- En ese tiempo, la guerrilla pasaba por los pueblos, yo de niña me les arrimaba a hablar con ellos, así como cuando pasan los soldados de la misma forma, y solo por eso ya me acusaron de subversiva y me querían matar.

Sandra tiene novio, no tiene hijos y aún no se ha proyectado para tenerlos, hace prensa en NC Noticias, el medio de comunicación que fundó las FARC para mantener al país informado de su proceso a la vida civil. Dice que nunca se sintió discriminada en la guerrilla por su color de piel y que por el contrario se ha sentido amada. Con una sonrisa enorme y el brillo de sus dientes blancos, no oculta la alegría que le produce la esperanza de este proceso que les lleva a la participación política y a apostarle a un futuro diferente para un país que soñó la paz y la está haciendo realidad.

Ante 53 años de existencia como grupo armado, y comienzo como movimiento netamente político y social ¿Siente satisfacción del proceso realizado?

- Es un gran orgullo y honor para nosotros saber que estamos vivos para ver esto, se nos quedaron muchos camaradas atrás, ¡Son nuestros mártires!
- Durante este tiempo hicimos lo posible por cumplirle a nuestra querida patria Colombia y… ¡vamos a seguir cumpliendo!

Te veo Medellín, distante, fría, esquiva, mezquina,

Te veo y no me veo, te veo y no me vez, 

Yo nunca fui de ti, y tú nunca fuiste mía, 

Te agradezco tanto, y te agradezco tan poco,

Tu nunca me diste nada, yo te lo arrebaté, 

Te reclamé lo que tus hijos robaron a mis ancestros,

Te reclamé y tomé lo que me pertenecía,

Pero ¿cuántas veces no lloré en tu suelo por mi reclamo? 

¿Cuántas veces no escuché a los que se reclaman como tus legítimos hijos, negar mi vos, negar mi color, pisotear mis lágrimas? 

¿Cuántas veces te pedí clemencia Medellín? 

¿Cuántas veces me respondiste?

Te veo a la distancia Medellín, y no siento dolor, no siento nostalgia, no siento nada.

Aunque no puedo evitar pensar en todos los jóvenes negros que han venido a habitar tus calles, que han nacido en tus barrios, que se convierten en hombres y mujeres en una ciudad que no los escucha, que los niega, que los camufla. 

Si algo en verdad quieres regalarme Medellín, permítete reconocer que tus gentes son muchas gentes, que tus voces son muchas voces, que tus colores son muchos colores, 

Permítete mirar tus cimientos Medellín, y verás en ellos un hermoso y brillante color oscuro, así, como el bronce fundido. 

Permítete mirar tus cimientos Medellín, y entonces me verás, y entonces te veré…
… y  te extrañare! 


Por: Yacila Bondo / Fotografía: Fernando Hurtado
Politóloga y soñadora (yacilabondo@gmail.com)


YACILA BONDO

Nació en el Urabá antioqueño, en el municipio de Apartadó, hija de migrantes chocoanos, como la mayoría de esa población afrodescendiente de la región. Es politóloga de la Universidad de Antioquia, defensora incansable de los derechos del pueblo afrocolombiano y de las mujeres, activista social y militante del movimiento social y popular afrocolombiano. Como Mujer negra y como Ser Humano, se define como una persona Soñadora y Luchadora, en tanto considera que toda gran transformación social comienza con un sueño, y se materializa a partir del trabajo duro y constante de quien, o quienes lo sueñan.

Para la federación Internacional de prensa de los Pueblos la comunicación es un eje transversal de las conversaciones en Quito; reproducimos el artículo de Tomás García, integrante de la delegación para los Diálogos de paz del ELN, por considerarlo un referente para esta importante reflexión.

Comunicación para la paz: un desafío aún pendiente


Por: Tomás García Laviana.
Productor de imagen, realizador audiovisual, comunicador popular,
Integrante de la Delegación para los
Diálogos de paz del ELN.

En Colombia, a través de los años e intensos procesos, han surgido un sinnúmero de personajes que han configurado formas y caminos de aprehensión y representación del mundo, desde acciones de lectura de la realidad de forma crítica, propiciando y promoviendo espacios comunicativos alternativos.

Esos recorridos se han transitado teniendo en cuenta las necesidades de la sociedad y las coyunturas de un país dominado por la maquinaria comunicativa y el periodismo voraz que permea, cosifica y desestabiliza a los individuos, ofertando des-información, distractores, construcciones sociales de la realidad que no permiten tomar postura desde dinámicas de consciencia.

En ese sentido se reconoce y reivindica a todos los que se han comprometido con la tarea de informar y comunicar desde la realidad, desde la verdadera razón del periodismo: ¡la verdad!

Teniendo en cuenta esto, el próximo 13 de agosto se realizará la conmemoración de la siembra del abogado, filósofo, humorista, activista, periodista y ante todo mediador de paz Jaime Garzón Forero, quien fue asesinado por los enemigos de la paz, la justicia y la verdad. Un hombre que instauró una propuesta comunicativa desde el humor inteligente y  que supo ser un crítico de los medios hegemónicos aun desde sus propias pantallas.  En ese entendido se puede decir que su legado tiene algo imprescindible: la “reflexión”, pues se convierte en el ambiente propicio para que, como pueblo, reflexionemos sobre el papel que juegan los medios de comunicación y los emporios de la información, en la conformación de redes de la sociedad y, por ende, de la forma de relacionarse, sea esta pacífica o altamente conflictiva.

Así mismo, en un mundo que está totalmente codificado, el lenguaje como aspecto esencial de la comunicación, puede prestarse para manipular y polarizar la sociedad, afectando la cultura en tanto la mercantiliza y banaliza, igual que la democracia y los bienes comunes que la deben configurar.

Colombia no es ajena a esta dinámica y en su medio de descomposición, se construye, funciona y actúa a través de ese lenguaje con fines políticos. Todo ello se da en un escenario social caracterizado por la alta concentración del poder y la riqueza, así como por la fragmentación e insolidaridad, motivo por el cual los medios de comunicación son factores esenciales e incidentes en la solución de conflictos, en su prolongación y no resolución, pudiendo y debiendo actuar en otro sentido, pues es desde allí que se reconfiguran los mismos, donde se propende por la construcción de estrategias, propuestas y acciones que permitan avanzar o retroceder en la consecución de un verdadero desarrollo humano, lo más anhelado en el país; sin embargo, la realidad colombiana nos muestra unas empresas de comunicación al servicio de la guerra y del expolio, que generan y promueven conflictos nacionales e incluso internacionales.

A su vez, la manera cómo se maneja el lenguaje de la comunicación para la construcción de estos discursos de violencia, debe ser confrontado por esa amplia mayoría que está a favor de la paz y la verdad, a través de medios que respondan a las necesidades propias de los pueblos de Colombia, y en la coyuntura actual, de medios que sirvan a la verdad, a la construcción de memoria, de educación y de una solución pacífica a los conflictos, que no promueva la “pacificación” como acallamiento de las diferentes voces. El ejercicio consciente y responsable del periodismo debe subordinarse al bien común, estar al servicio de las mayorías sustituyendo la perversidad y la mezquindad del sistema económico individualista; cuya tarea sea la identidad, el humanismo social y la resignificación de las culturas que habitan Colombia.


Entender la comunicación como un bien común

La comunicación para la paz debe ser entendida como un ejercicio de poder popular, que propicia la formación y construcción colectiva de saberes, propendiendo por la posibilidad y responsabilidad de ser sujetos políticos participantes de la consolidación de una paz con trasformaciones, es decir que sea una comunicación que garantice búsqueda permanente de soluciones a los grandes problemas que afectan al país y que sólo se legitima en la medida que los colombianos y colombianas vean los beneficios de una información desintoxicada del lenguaje de la guerra.

En este sentido es fundamental la concertación y un plan estratégico donde confluyan periodistas independientes, alternativos, populares, que junto a los sectores que se encuentran organizados, pugnen por un proyecto de nación, entendida ésta como la posibilidad de tejer redes sociales desde la colectividad y cada uno de sus actores, donde se trabaje por un cambio real y estructural para  Colombia, sin segregaciones, entendiendo y realizando el ejercicio del periodismo ético como una parte del gran proyecto de las diferentes agremiaciones que se dignifican desde ese posicionamiento resistente.

Es así que en Colombia más de tres millones de personas no tienen acceso a la internet o no cuentan con medios de comunicación regionales (FLIP, 2016); a la vez la concentración de medios es abrumadora: solo tres grupos empresariales concentran el 57% de la audiencia en los distintos soportes comunicativos: radio, internet y prensa. (MONITOREO DE MEDIOS, RSF 2016), por lo cual la fuente de información casi exclusiva y por ende excluyente con la que cuenta la sociedad es la que ofrecen los medios tradicionales al servicio de las elites, a través de los grandes medios que controlan económica y políticamente, los cuales resultan estando a favor de poderes económicos y políticos que por su naturaleza opresora merecen ser afrontados.

De esta forma es importante exponer a la par y como condición de posibilidad de ese genocidio político en curso, que en los últimos cuarenta años han sido asesinados más de 150 periodistas, que tienen un común denominador: “Las víctimas adelantaban investigaciones que evidenciaban corrupción en el poder público y militar” (CNMH,2015). Sin contar que en lo transcurrido del 2017 más de 200 periodistas han sido víctimas de violaciones a sus derechos bajo la forma de  amenazas, acoso judicial, detención ilegal, estigmatización, hurto de material periodístico, entre otras acciones que ponen en riesgo la labor periodística (FLIP,2017).


Paz también es democratizar los medios de comunicación

En efecto, el buen vivir no debe ser monopolio de quienes llevan las riendas del poder político y económico del Estado y la consolidación de un país con prosperidad e igualdad debe propender por el rescate y construcción de la memoria histórica, considerándose ésta como un valor y un beneficio colectivo que fomenten las estructuras de una organización social digna.

Para esto es necesario la recuperación de espacios que garanticen la asociación, en sentido colectivo de los medios para las comunidades, que permitan sus propias formas de desarrollar la comunicación a través de una legislación efectiva y de garantías que responda a la democratización y los recursos necesarios para la comunicación, así como la igualdad de oportunidades para asegurar a las comunidades el acceso al espectro electromagnético, permitiendo de esta manera desarrollar una comunicación proactiva que beneficie a las comunidades, y cree verdaderas condiciones de seguridad en el ejercicio del periodismo, así como el respeto a la libertad de prensa.

En ese caso es necesario y urgente reglamentar un nuevo marco legal para la comunicación dentro de la sociedad colombiana que, quizá, sea referente del presente de nuestro país.

En conclusión, es imperativo realizar un ejercicio constante y consciente de reivindicación en memoria del legado de Jaime Garzón y de muchos otros periodistas que han abonado con su sangre y su vida el ejercicio del periodismo ético, responsable e independiente; es momento de que en conjunto, un periodismo organizado, aporte las condiciones necesarias para que el ejercicio ético de la profesión desarrolle una pedagogía de paz que aporte a la formación de los comunicadores en campos y ciudades, en los diferentes contextos y rincones del país, brindando información, material que les permita obtener insumos fundamentales en la toma de decisiones ecuánimes, honestas, transparentes y coherentes con la labor comunicativa, que apunten al buen vivir y posibiliten transitar a una nueva cultura política de emancipación, bienes comunes y cuidado de nuestro habitar en el planeta. Los retos entonces son definitivos e históricos.

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript Disable Please Enable Javascript To See All Widget