Declaración FIPU

FIPU

Publicaciones
#PazAlaCalle 1erEncuentroFipu ACASA Acuerdo de Paz Acuerdos de Paz ALAI Alberto Castilla Alejandro Ordóñez Alejandro Toro Alemania Alexander Escobar Alexander González Alexánder González Alfredo Molano Alfredo Molano Jimeno Ambiente América Latina Andrés Rodas APA Arabia Saudí Arabia Saudita Aram Aharonian Argentina Arte y Cultura Atrato Audio Avanza Colombia AVN Barrio Adentro Bélgica Benkos Biohó Boaventura de Sousa Bolivia Brasil Brasil de Fato Calle 13 capacitación Carmen Herrera Cenpaz Chile CIA Claudia Quintero Colombia Colombia Informa Colombia Plural Comunicados CONPI Constituyente XXI Contagio Radio Corrupción Crónicas CSIVI Cuba Cumbre Agraria Daesh Daniel Coronell Daniela González David Miranda DDHH Derechos Humanos Diálogos de Paz Diana Uribe Diego Martínez Diego Sánchez Dilma Rousseff Donald Trump Economía Ecuador Eduar Córdoba Educación EE.UU EEUU Egipto El Salvador El Telégrafo Elkin Páez ELN Entrevistas EPL España Esteban Silva Cuadra ETB Europa Eva Golinger Farc FCINA Federico Jinémnez Fernando Esteche Festival de la Juvetud Fidel Castro FIPU Foro de Paz Foro de Sao Paulo Francia FSP Funuvida Género y mujeres Género y nujeres GOBIERNO NACIONAL Google Grecia Haití Hernán Durango Hillary Clinton Hiroshima HispanTV Hitler Honduras Huber Ballesteros Hugo Chávez Iglesia Imelda Daza Inglaterra Invitado Irlanda Irlanda del Norte Israel Iván Cepeda Iván Gallo Jan Farid Cheng Lugo John Jiménez José Marulanda Juan Carlos Romero Katu Arkonada La Guerra del Amor La Haine La Iguana TV Lanzas Y Letras León Valencia Leonardo Tangarife LibreRed Liliany Obando Lina Díaz Luis Alfonso Mena Luis Eduardo Celis Luis Eduardo Jiménez Machuca Marcha Patriótica María Flórez María Méndez Mariano Quiroga Marino Córdoba Maureén Maya Mauricio Macri Maylín Vidal Medios Medios Federados Memoria Mesa Social de Paz México Murindó Natalia Vinasco Navarro Wolff NCNoticias Néstor Busso Nicaragua Norteamérica Noticias Uno OCLAE OEA Oleg Yasinsky Olga Lucía Criollo ONU OPEP Opinión Oriente Medio y África OTAN Pablo Beltrán Pablo Catatumbo Página Popular País Vasco Palestina Paola Fernández Papa Paraguay Paramilitarismo Paro Nacional paz Pazífico Noticias Pedro Nolasco PIA Piero Polonia Português Prensa Alternativa Prensa Latina Prensa Rural Presa Rural Pressenza Prisioneros políticos Procesos de Paz Pueblo Saharaui Quito Radio del Sur Rapso Rechazo RecpSur REDDHFIC REDH REMA REMAP Renán Vega Resumen Latinoamericano Revista Hekatombe rpaSUR RT Rusia Sacúdete Segovia Semana Simón Trinidad Siria Solidaridad Jurídica. Sputnik Sudáfrica Suyana Tatiana Duque teleSUR Timochenko Tomás García Tumaco Turquía Ucrania Unión Patriótica Univisión UP Urabá Urrao USA Veeduría Social Venezuela Víctor de Currea-Lugo Videos VTV WebSur X Conferencia Yacila Bondo Zoom


Por: Alejandro Toro 

Mi viaje al Sáhara puede ser un vuelo a la magia infinita de las dunas, un espectáculo visual de eternos horizontes de oro y azul celeste, pero ahí, donde el silencio del desierto ancestral continúa, se teje la terrible realidad de un futuro tan atroz como imparable.

En las noches, cuando el calor desciende y el leve murmullo de la arena caminando libre por las dunas se mezcla con lejanos llamados de cabritos y el rezo gutural del corán, en la jaima grande, donde se reúne la familia, inicia el largo y dulce rito del té, los niños corren, saltan, cuentan sus historias del día y terminamos bailando todos en una improvisada fiesta de lenguas diferentes al ritmo de corazones que laten con igual pasión por la humanidad.

La sombra de un futuro terrible parece cubrir la fiesta, los gritos continúan y el baile sigue frenético en la jaima, pero no puedo dejar de pensar en la guerra que se viene colando por las fisuras de la ira, la indignidad, la espera en tierras prestadas y áridas, del eco mudo que golpea tribunales y organismos, países y personajes y sólo viene convertido en limosnas de ayuda, que son muy importantes para sobrevivir con lo necesario, pero no suficientes  para vivir con la dignidad de sentirse en casa.

Qué será de Hamed, de Marien y su risa infinita, que será de los ojos de Isha y el baile genial de Majmud cuando llegue la guerra y su lápiz se transforme en fusil. La guerra no mata soldados sino personas que cantan y lloran, la guerra no es un asunto cinematográfico en el que la sangre puede ponerse en blanco y negro, es atroz como el fuego que consume la jaima, es mortal con sus bombas que destrozan y sus balas que parten el alma.

Llega la hora del último de los tres vasos de té antes de dormir y las teteras calientes humean, los niños más pequeños quedan dormidos en las esquinas y la estrellas se amontonan en el cielo Argelino, mientras una rebelde y fugaz estrella mira la tierra y pide su deseo en silencio, que los niños y niñas del Sáhara vivan en paz y dignidad arropados con sus sueños.




Por segunda vez se realiza el foro por la paz, la reconciliación y la convivencia en el Municipio de Urrao, Antioquia, bajo el slogan: "Transitando la senda de la paz", donde se discutieron los puntos neurálgicos de la implementación y todo lo que ha venido sucediendo   luego de un año de la firma de los acuerdos entre el gobierno nacional y las FARC, además de evaluar los retos que se vienen para las comunidades tanto de los sectores afectados por el conflicto armado, como para los excombatientes.

Fueron evidentes las denuncias en la mesa de debate, donde el punto principal tenía que ver con el incumplimiento del gobierno nacional, el descontento de la comunidad de excombatientes se hizo evidente en medio de las datos socializados por Pedro Baracutao y Olmedo Ruíz, quienes además, trataron con preocupación el tema de seguridad y lo que actualmente sucede con la jurisdicción especial para la paz que lleva días tambaleando en el congreso de la República.

Los excombatientes somos los menos beneficiados de este proceso. Hay muchas promesas incumplidas y acuerdos que han sido modificados en el camino” aseguró Ruíz.

Por su parte, Cristian Rodríguez representante de la Misión de Observación de la OEA, destacó lo que hasta ahora se ha logrado con la firma de los acuerdos, e invitó a la comunidad al trabajo en unión para la recuperación de los territorios, destacó la importancia del trabajo en equipo para sacar adelante la implementación, tarea que él afirmó, no es sólo del gobierno nacional y de las FARC, sino de todo el pueblo colombiano, e insistió por la seguridad de los líderes sociales: “Hay que ofrecerle garantías a quienes proponen nuevos liderazgos en esta época de cambio en Colombia”.

Sobre la mesa de debate, también se trató el tema de la estigmatización a los líderes sociales, quienes están a la espera de la óptima implementación del punto uno del acuerdo, referente a la reforma rural integral,  Janeth Jiménez habló en nombre del campesinado y pidió mediante comunicado público, desarmar el lenguaje y persecución contra quienes como ellos, buscan la paz en sus territorios y además pidieron un gobierno más interesado en las regiones apartadas y víctimas del conflicto armado.


Se logró finalmente socializar un balance general sobre los acuerdos y lo que va corrido del primer año después de la firma, ya que Urrao ha sido una de las regiones que presenta mayor desinformación con respecto del tema, y los líderes sociales libran  una lucha constante con la administración local, para poder tener espacios de participación y socialización sobre lo que está pasando con la implementación de los acuerdos de paz. 
“De la mano de  comunidades afro y campesinas, hemos trabajado incansablemente para hacer pedagogía de paz y así poder socializar los resultados a nivel nacional” asegura Sigifredo Flórez coordinador CENPAZ, y líder organizador del foro en Urrao. 




La Revista Semana en su última edición publica en portada un artículo titulado: “Cartas explosivas”, en el cual hace referencia a la investigación judicial contra presuntos integrantes del MRP y en el cual sale mencionada la estancia de Mateo Gutiérrez León, detenido desde el mes de febrero del presente año, incurso en un proceso judicial, en el cual se ha declarado inocente y entre muchas afirmaciones se menciona su estadía en Cuba y su vínculo con un Cubano, Tony López.

Por: Luis Eduardo Celis

Son de tal falta de rigor las afirmaciones sobre la estadía de Mateo en Cuba y los señalamientos que se hacen en este artículo, que quiero precisar sobre el tema, en la medida que lo conozco de primera mano.


Antes de entrar en los detalles de Mateo y su estadía en Cuba, quiero manifestar mi extrañeza, en el sentido en que una publicación como Revista Semana, le de portada y cabida a un texto con tantas inexactitudes y falta de rigor, espero que Rodrigo Pardo, su Director Editorial, no haya visto tamaños exabruptos en relación con Cuba, y supuestas acciones de formación en explosivos por parte de Mateo Gutiérrez, donde Revista Semana, cita como fuente de la afirmación a la Fiscalía Colombiana, sin terceras versiones u otras fuentes que maticen esta afirmación, como es lo elemental en un periodismo de calidad.

Cuba apoyó a las guerrillas de América Latina, apoyo político, logístico, sanitario, en formación militar, retaguardia en muchos sentidos, eso fue así, es un hecho histórico, documentado, ampliamente difundido, que tuvo sus consecuencias diplomáticas, por ejemplo Fidel Castro entrenó y armó a los combatientes del M-19 que ingresaron por el Chocó y el Rio Mira en 1981, en sendos operativos desastrosos, donde la gran mayoría de sus integrantes murieron o fueron capturados y lo cual motivo la ruptura de relaciones por parte del Presidente Turbay Ayala, relaciones que serían restablecidas por el Presidente Cesar Gaviria en 1991, año desde el cual las relaciones entre Colombia y Cuba han sido inmejorables y de un amplio apoyo mutuo en temas económicos, en salud, ciencia y tecnología, en la diplomacia internacional y por supuesto en el apoyo de Cuba a las negociaciones de Paz, de los presidentes Samper, Pastrana, Uribe y Santos, apoyo valiosísimo y efectivo por una de las diplomacias más serias de mundo.

No sé si sea cierto que la Fiscalía Colombiana afirme que Mateo Gutiérrez durante sus estadías en los años 2013 y 2017, en compañía de su Madre Aracely León, recibió formación en explosivos en Cuba, de ser cierta esta acusación por parte de la Fiscalía Colombiana debe mostrar las pruebas, no solo afirmar sino probar, hechos que considero completa y rotundamente falsos.

En el artículo en cuestión sale a relucir el nombre del Diplomático Cubano, José Antonio López, más conocido como Tony López, y  el articulo coloca sobre él una  mancha de sospecha por sus contactos con ELN y FARC, los cuales son completamente ciertos, en la medida en que Cuba, ha trabajado de la mano del Gobierno, de diversos Gobiernos Colombianos en la búsqueda de una salida negociada a nuestro conflicto armado, entonces donde está la duda, la conspiración o los hechos por “debajo del radar”, para endilgarle a Tony López, actuaciones ilegales o conspirativas contra Colombia.

Conozco a Tony López desde el año 2003, cuando era parte del cuerpo diplomático de la Embajada en Bogotá, lo conocí en esos múltiples contactos con movimientos sociales y políticos que la Revista Semana, ve como sospechosos, ya Tony López había mantenido amplios contactos con las FARC en el Caguan, en la medida que era parte del equipo de enviados especiales del Gobierno Cubano que seguían las negociaciones del Gobierno del Presidente Pastrana con las FARC en San Vicente del Caguan, todo a la luz del día y con pleno conocimiento y respaldo del Gobierno Colombiano, de hecho esto es narrado por Fidel Castro en su libro “La Paz en Colombia”, publicado en 2008, donde está el misterio, donde la conspiración, como lo presenta la Revista Semana, puras falacias irresponsables, sin matizaciones ni otras fuentes, que den la otra versión y coloquen seriedad a un artículo en lo relacionado con Tony López, Cuba y su Gobierno, totalmente falto a la verdad.

Volví a ver a  Tony López en 2007, en La Habana, estando con León Valencia, en ese momento trabajábamos en la Corporación Nuevo Arco Iris y seguíamos las negociaciones que desarrollaba el Presidente Alvaro Uribe y su equipo liderado por el Alto Comisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo con el ELN, Tony era del equipo del Gobierno Cubano que seguía estas negociaciones, que desafortunadamente no prosperaron. He visto regularmente  a Tony, desde el año 2012, por mi interés en las negociaciones con las FARC y las posibles con el ELN y se dé su firme compromiso con la paz de Colombia, las cuales sigue de manera apasionada, ahora en su condición de diplomático jubilado.

Sobre la estadía de Mateo Gutiérrez, con su Madre a inicios de este año en La Habana y su conocimiento con Tony López, yo soy el responsable, yo los presente, por una sencilla razón, Tony López y su esposa tienen un servicio de Hospedaje para turistas, esa fue la razón, se conocieron y entablaron una amistad, eso no es delito.

De ser cierto que es la Fiscalía la que afirma que Mateo Gutiérrez recibió formación en explosivos en Cuba, que muestre las pruebas o que se retracte y ofrezca disculpas al Pueblo y al Gobierno de Cuba, pueblo y gobierno con el que debemos tener gratitud por todo lo que ha hecho y hace por la paz de Colombia.

Espero que la Dirección y el equipo periodístico de la Revista Semana, reflexionen sobre su trabajo y no sigan maltratando a sus lectores, con un trabajo de tan poca calidad.


Fue lanzado oficialmente para Colombia el libro “Machuca”, en medio de un evento que logró un primer acercamiento entre las víctimas y el ELN.

La Federación Internacional de Prensa de los Pueblos (FIPU) y el medio de comunicación Periferia, realizaron el 2 de noviembre el lanzamiento oficial para Colombia del  libro “Machuca” escrito por el irlandés Gearoid Ó Loingsigh.

El evento que se llevó a cabo en la universidad San Buenaventura de la ciudad de Medellín, contó con la presencia de victimas que viajaron desde Machucha, quiénes aprovecharon el escenario para hacer sus preguntas y reclamos sobre los hechos  ocurridos el 18 de octubre de 1998 a Bernardo Téllez, integrante de la mesa de negociación del ELN y quien participó telefónicamente del lanzamiento.

Se conocieron además de primera mano, y por parte del autor del libro, los temas más destacados de la obra que es sin duda un documento que aporta a la construcción de la verdad sobre lo ocurrido en el corregimiento de Segovia, Antioquia.

Ó Loingsigh planteó además que así como no se puede negar la responsabilidad del ELN, también existe una corresponsabilidad del estado y la empresa Ocensa, de esta manera cuestiona la industria petrolera en general donde no se  tiene en cuenta a  la comunidad, pues no existe aún  un plan de contingencia o  manual de riesgo de oleoductos  que la población deba conocer, recordó las malas condiciones en las que se encontraban las vías al momento del ataque, y la demora en el transporte de las víctimas, e hizo un llamado para que lo de  Machuca no vuelva a repetirse.

Por su parte Téllez, aseguró que el ELN está dispuesto a asumir la responsabilidad, a decir la verdad sin necesidad de llegar a un juicio y a reparar a todas las víctimas.

Sin duda alguna este evento de lanzamiento sirvió como escenario para un primer acercamiento entre las víctimas y el grupo guerrillero, quienes deberán seguir un proceso de verdad, y reconciliación.


El Ejército de Liberación Nacional ELN entregó hoy un primer balance de lo que ha sido el primer mes tras el cese al fuego bilateral con el Gobierno Nacional.
El balance cuenta con una serie de puntos donde se especifican cuales se han cumplido y cuáles no,  afirman además que las grandes élites siguen manteniendo la polarización del país.


Un pobre balance del primer mes del cese al fuego bilateral

Este cese bilateral del fuego de carácter temporal y nacional cumplió su primer mes, como hecho histórico en que por primera vez, en 53 años, se silencian los fusiles guerrilleros.

 1°  Acordamos con el gobierno que “su objetivo primordial es mejorar la situación humanitaria de la población”, propósito no logrado, porque durante octubre crecieron las amenazas y el asesinato de líderes sociales, y recrudecieron el tratamiento de guerra que el régimen da a la protesta social.

 2°  Seguiremos buscando que desaparezca la persecución política contra las fuerzas alternativas críticas del régimen, para que sin temor y con garantías, las colombianas y colombianos, podamos participar en decidir los destinos del país.

3°  En el punto uno de la Agenda de conversaciones pactada con el gobierno, nos proponemos “construir una visión común de paz, que propicie las transformaciones para la nación y las regiones”, por esto seguiremos empeñados en que este cese contribuya al despegue de la participación ciudadana, necesaria para el logro de una solución política del conflicto.

4°  Desafortunadamente la lucha política en el país, las elites dominantes la siguen manteniendo en el camino de la polarización, haciendo a un lado el diálogo y la conciliación. Por esto crece la persecución política y se hace difícil lograr el objetivo trazado para este cese, de “reducir la intensidad del conflicto”.

5°  No ocurrieron incidentes armados entre las partes; por la voluntad que mantenemos de evitarlos, pese a las operaciones de copar territorios, a donde antes no iban las fuerzas militares del gobierno. Estas operaciones ofensivas incumplen lo pactado en el Acuerdo de cese y lo colocan en grave riesgo.

Delegación de diálogos
Ejército de Liberación Nacional
07 Noviembre de 2017



En una carta firmada por todas las organizaciones y personas que han sido convocadas por el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el Gobierno Nacional, fueron entregaron en nueve puntos, las ideas que tienen para llevar a cabo la intervención de la población civil en los diálogos de paz que se adelantan. La participación política de la sociedad y el valor de la palabra de la sociedad en la implementación de los acuerdos son algunos de los puntos que exponen las organizaciones y personas que confirman su compromiso con la paz del país.

A continuación la carta:

Señores y señoras Delegaciones de Paz del Gobierno Nacional y del Ejército de Liberación Nacional

Reciban un saludo cordial.

Quienes firmamos esta carta en su mayoría hemos sido convocadas y convocados por el Gobierno Nacional y el Ejército de Liberación Nacional para participar en las Audiencias Previas que entregarán consensos e ideas de la sociedad civil colombiana sobre el mejor método para que la participación en el proceso de paz que avanza en Colombia apuntale sus propósitos: que la paz sea completa, que concrete un consenso sobre las transformaciones que son necesarias para que éste tenga lugar, que transforme las prácticas y costumbres políticas en el país, que remueva seria y progresivamente las causas de la violencia política de décadas, que sea estable y duradera, que signifique más democracia para una sociedad que la merece porque la viene construyendo con empeño.
Desde el Acuerdo de Caracas del 30 de marzo de 2016, firmado entre sus representantes, hemos recibido con entusiasmo el desafío de participar con ustedes en “la construcción de una visión común de paz que propicie las transformaciones para la nación y las regiones”. Este enfoque que caracteriza toda la negociación habla bien del carácter democrático que ha de tener el proceso de paz, para que sea duradero, estable y que traiga equidad e inclusión. Felicitamos esa intención y la apertura a la participación.

Los días 20 y 21 de octubre pasados, estimulados por esa convocatoria, nos reunimos en Bogotá un amplio número de personas que asistiremos por nuestras organizaciones e instituciones a las Audiencias: procesos y organizaciones sociales, académicos, iniciativas ciudadanas, comunidades de fe, que durante años nos hemos movilizado por la paz y participado en distintas instancias y mecanismos, y que tenemos una larga experiencia de participación para la paz. Pudiera decirse que hemos estado preparándonos para atender este llamado; de hecho, varias de nuestras organizaciones hemos recorrido el país y convocado diálogos plurales para construir propuestas de metodología para la participación social. También han estado como invitados a ese seminario organizaciones y procesos claves en el tema de participación, aunque no hayan sido invitados a las audiencias.

Como resultado de nuestros encuentros, hemos identificado puntos en común sobre cómo debe adelantarse la participación. Lo que hallamos más valioso es que se trata de coincidencias entre organizaciones e instituciones que tenemos enfoques muy diversos e incluso divergentes. Pero estamos convencidas y convencidos de que la construcción de consensos en el seno de la sociedad facilitan en gran medida los acuerdos a que deben llegar el gobierno y el ELN, razón por la cual los ponemos a su consideración.

      1.      La palabra de la sociedad debe tener valor real en todo el proceso. Hoy no resulta aceptable para la sociedad colombiana una participación que nos consulta pero no nos toma en cuenta al momento de estructurar las decisiones. Es imprescindible que la participación que se desarrolle en el marco de este proceso tenga un alcance efectivo. Si queremos que las comunidades indiferentes o escépticas con la paz se comprometan, es indispensable que quede claro que las propuestas y consensos logrados serán base cierta para la negociación y la superación del conflicto armado. Otra cosa sería desgastante.

2    2.     La participación de la sociedad requiere garantías a la vida, la integridad, la dignidad y la libertad de todas las personas: en esta fase, y obviamente como rasgo esencial de la democracia que estamos construyendo. Es incompatible con la participación ciudadana la persistencia de un escenario de asesinatos de líderes y lideresas sociales y de los ex combatientes de las insurgencias, así como la privación de la libertad a civiles; también lo es el aumento de las amenazas y ataques desproporcionados a las comunidades y organizaciones por adelantar sus luchas reivindicativas, movilizaciones y protestas; y resulta contrario a toda evidencia sostener que no hay sistematicidad en el comportamiento de los grupos autores de estos hechos.

Por ello expresamos nuestra complacencia y otorgamos el respaldo al Cese Bilateral del Fuego y de Hostilidades que las partes del conflicto armado en la Mesa de Quito han pactado, porque lo entendemos y asumimos como parte de lo que se necesita para dar trámite a un diálogo sereno e integral; es deber de las partes cumplir rigurosamente los compromisos allí acordados. Participar solo es posible si hay garantías para todos, sin presiones ni constreñimientos, sin amenazas ni intimidaciones, con respeto a la vida antes, durante y después del diálogo.

3. En todo el proceso de participación es fundamental garantizar la paridad política. Esto implica que existan las condiciones y garantías para que mujeres y disidentes de género puedan enfrentar las posiciones de exclusión, desigualdad y opresión que les han afectado para fortalecer su participación en el proceso de paz. Se trata de un principio que debe traducirse en medidas concretas tanto temáticas como metodológicas.

4. El diálogo social, entendido como un diseño participativo, debe ser entre actores diversos y contradictores; debe ser plural, incluyente, amplio y multipartita. La construcción de consensos reales y efectivos requiere que nos encontremos los distintos segmentos sociales y sectores políticos y económicos, en un encuentro de todos los intereses, para examinar los grandes problemas que nos afligen y para convenir sus soluciones. Tanto el gobierno nacional como el ELN deben estimular y facilitar que sectores renuentes a confluir en espacios de participación lo hagan; nuestras organizaciones e instituciones haremos lo propio.

5. La participación de la sociedad debe armonizar los espacios y los resultados referidos a la implementación de los Acuerdos con las FARC y a la construcción de los acuerdos con el ELN. Coincidimos que lo que se avance en este proceso debe poder articularse con los escenarios de participación que se impulsan con base en el Acuerdo de Paz en fase de implementación, tanto en el orden normativo como en la realización territorial. En ese sentido es fundamental también que los acuerdos del proceso que está en implementación se cumplan; ello genera confianza a la sociedad y permite avanzar en la base real sobre la que se hacen los diálogos de Quito.

6. La participación debe significar la ampliación y profundización de la democracia. Los espacios y mecanismos logrados en la Constitución Política deben ser aprovechados al máximo si esto es compatible con el diseño participativo que se adopte, y sobre todo puestos en práctica en este proceso. Las propuestas de la sociedad sintetizadas en el proyecto de Ley Estatutaria de Participación diseñado por la Comisión Nacional Ciudadana de Diálogo, en cuya formulación han participado miles de colombianas y colombianos, indican un consenso fecundo en esa dirección. Estimamos fundamental el refuerzo de las consultas populares, las consultas previas y los mecanismos de revocatoria de mandatos.

El diálogo social, el diseño participativo que se adopte son para fortalecer a la sociedad y no para debilitarla y mucho menos para instrumentalizarla, después del diálogo las comunidades han de quedar más empoderadas frente a su destino y futuro.

7. El proceso de participación debe tener un profundo arraigo territorial. La identificación e implementación de los cambios para la paz debe hacerse teniendo como horizonte fundamental la construcción local y regional de proyectos transformadores. Un robusto proceso de participación territorial es base fundamental para construir las propuestas y los acuerdos y consensos de alcance nacional. El mecanismo que se adopte debe atender a este enfoque, de manera que el proceso fluya de lo local a lo regional o departamental, y de allí a los espacios y problemáticas nacionales. La necesaria deliberación sobre los problemas sectoriales o transversales deberá surgir principalmente de este proceso territorial.

8. El diálogo social debe tomar como punto de partida los escenarios, agendas, espacios de concertación e iniciativas territoriales que ya tienen acumuladas visiones compartidas e incluso consensos.

9. La participación de la sociedad debe realizarse con un marco general que ofrezca garantías metodológicas a todas las personas, comunidades y organizaciones intervinientes. Por ello debe contar con una propuesta organizada y clara de estructura, funcionamiento y coordinación; un consenso sobre los resultados finales a lograr; y un acuerdo político sobre sus alcances.

Es fundamental que el diseño participativo y mecanismos adoptados garanticen condiciones para que las personas no organizadas o las comunidades con procesos embrionarios de asociatividad también puedan participar y sean escuchadas. Eso implica incluir en el proceso, y dirigidos a estas poblaciones, mecanismos de formación, difusión y preparación para la participación, la formulación de propuestas y la capacidad para promover y hacer seguimiento de las mismas.

La participación de la sociedad - atendiendo estos enfoques - con seguridad generará legitimidad a los acuerdos para superar el conflicto armado; los consensos sociales y políticos le permitirán a sus delegaciones avanzar con el rigor y la celeridad que requiere el momento político; el protagonismo de la sociedad no amenaza a nadie que quiera una Colombia democrática, justa y en paz.

Cuenten con nosotras y nosotros para la paz.

CAMPAÑA POR UNA PAZ COMPLETA COMITÉ DE IMPLULSO DE LA MESA SOCIAL PARA LA PAZ MESA SOCIAL MINERO ENERGÉTICA Y AMBIENTAL POR LA PAZ REDPRODEPAZ

ABC Paz
Afasba
Agencia de desarrollo local ADEL-Nariño
Asacal Orinoquia.
Asocamtice Asociación de Campesinos y Comunidades sin Tierra del Cesar
Asociación de mujeres del Oriente Antioqueño - AMOR
Asociación de vivienda Hogar Digno Hogar
Asociación Minga
Asociación Nacional de Estudiantes de Secundaria
Asociación Sembrandopaz
ASOCPUERTOASIS
Asoquimbo
Asotasco
Associació Catalana per la Pau
Avanza Colombia
C. Aury Sara
C.A.D.I.
C.L.L.E Cesar
C.P.P Sugamuxi.
C.S.P.P.
Cabildo Transfronterizo por la paz de Colombia. Barcelona
Casa de la Mujer
Censat Agua Viva
Cicder.
Cima Cauca
CINEP – programa por la paz
Cocomimisa Choco
Col.lectiu Maloka Colombia
Colectiva de Mujeres Refugiadas Exiliadas y Migradas, de Barcelona
Colectivo de Integración Social y Desarrollo Comunitario
Colectivo de mujeres constructoras de paz y vida digna
Colectivo de pensamiento Pas y seguridad – PAS
Colectivo de pensamiento y acción mujeres paz y seguridad
Comisiones ciudadanas de reconciliación y paz Arauca, Arauquita, Cravo Norte, Fortul, Puerto
Rondón, Saravena, Tame
Comisiones ciudadanas de reconciliación y paz Costa Caribe
Comisiones ciudadanas de reconciliación y paz Urabá
Comité Ambiental Tolima.
Comité Churureño
Comité de Impulso de la Mesa Social para la Paz
Comité de Impulso de la Mesa Social para la Paz de Valledupar
Comité defensa agua y territorio Cauca
Comité popular San Vicente Chucuri
Comité Sindical del Corredor Minero
Confluencia de Mujeres para la Acción Pública
Congreso de los Pueblos
Conversa
Coordinación Colombia Europa Estados Unidos
Coordinador Nacional Agrario.
Coordíname
Cordatec
Corpis.
Corpohumadea
Corporación Claretiana Norman Pérez Bello
Corporación de investigación y acción social y económica – CIASE
Corporación Humanas
Corporaciòn Nuevo Arcoiris
Corporación para la Construcción de Estrategias en Pro del Desarrollo Humano, Social,
Comunitario y Cultural CONPÁZES
CORPORACIÓN SURCOS
Counco Puerto Boyacá
D.H. Cut Antioquia.
D.H. USO
Dones Solidarias del Bages
Familia Campesina
Fedeagromisbol
Ferroami Choco
Fuerza Común
Fuerza de Mujeres Wayúu
Fundación agropecuaria Fagrotes
Fundación Trenza
Funtramiexo
Grupo ecuménico de mujeres constructoras de paz
Grupo Investigación U.N.
ÍTACA- Organización Internacionalista de los Paīsos Catalans
Junta de Acción Comunal de La Guitarra
Juntanza de Mujeres por la Paz
La Colectiva de Mujeres Refugiadas Exiliadas y Migradas - Barcelona
Marcha Patriótica
MCP
Mesa Eco regional del Tolima y Huila.
Mesa Social por la Paz
MOSODIC
Movimiento ecosocialistas
MSMEA Bolívar.
MUCA POC
Mujeres Pa'lante – Barcelona
Mujeres Por La Paz
Ong Colombia internacional de Víctimas.
Partido Comunista Colombiano
P.U.P.
PDP CONSORNOC
Pensamiento y acción social – PAS
Plataforma Unitaria contra las violencias de género - Barcelona
Proceso de Comunidades Negras en Colombia – PCN
Programa Puentes Para La Paz – Iglesia Cristiana Menonita de Colombia
Punto de Encuentro por la Paz y la Democracia
Red de Mediadoras
Red Departamental de Mujeres de Chocó
Red Minas Choco
Red político artística de mujeres jóvenes
Red Veeduría
Redepaz
RedUnipaz-Nodo Centro
REMA ACPP
Rios Vivos Colombia
Ríos Vivos Santander
Rodeemos el diálogo
Santander Construimos Paz
Sindiredes
Sindrapaz Sumapaz.
Sintraelecol
Sintraime Seccional Valledupar.
Sintraindigas
Soberanía y Naturaleza.
Unión Patriótica
Unión Sindical Obrera Junta Directiva Nacional
USO Arauca.
USO Barranca
USO Bogotá
USO Cartagena
USO Melgar
Vamos x los Derechos
Viva la Ciudadanía

Personas

Alberto Castilla, senador de la República por el Polo Democrático
Carlos Alberto Benavides, Docente e investigador universitario
Carlos Arturo Velandia – Gestor de Paz
César Torres – Director Fundación Acceso a la Justicia
Clara Navarro, Fenalpaz Antioquia
Esperanza Hernández Delgado – Investigadora para la paz Universidad de la Salle
Helberth Augusto Choachi Gonzalez, Docente Universidad Pedagógica Nacional
Luis Jesus Gamboa Barajas
Luis Guillermo Pardo – Ex asesor de paz de Antioquia y de Medellín
Luis Sandoval – Asociación Democracia Hoy
Pilar Trujillo Uribe – Socióloga y ambientalista
Victor de Currea Lugo, profesor Universidad Nacional
William Cristancho Duarte - Defensor de Derechos Humanos

Xavier Cutillas - director de Associació Catalana per la Pau ACP

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript Disable Please Enable Javascript To See All Widget